Skip to content

Yo he sufrido (y sufro) la niñofobia

la niñofobia

¿Nunca has tenido la sensación estando en un sitio público que tus hijos molestan?, ¿nunca has sentido miradas ajenas clavarse en tu nuca, porque tus hijos han levantado la voz o han corrido donde no debían?, ¿alguna vez te has tenido que excusar con otras personas, porque tus hijos la han liado parda más de la cuenta?, ¿alguna vez te han prohibido la entrada a un restaurante por ir con niños?, a mi si, estas situaciones me han pasado alguna vez en mis 4 años de maternidad, y lo que te rondaré morena…

¿Prohibirte la entrada a un restaurante Núria, ¡¡en serio!!?, y tan en serio, es más, esto me sucedió en un restaurante (que por cierto, a día de hoy ya no existe…) en pleno centro de Valencia, cuando mi hija mayor tenía unas semanas de vida, me dijeron muy amablemente que por temas de espacio no podía acceder al recinto con el carro, yo no daba crédito a lo que estaba escuchando, por aquel entonces me limité a flipar, a decirles abiertamente que habían perdido a una clienta con sus posteriores críticas negativas, y poco más, nos fuimos a comer al bar de al lado, que la comida estaba riquísima por cierto.

Espacios libres de niños

Sabrás que hay lugares en los que se les está prohibida la entrada a los niños, hoteles, peluquerías, restaurantes, bares, spas, el famoso tren silencioso del AVE… que me parece una idea de PM para quien busque esta opción, ¡ojo!, yo confieso que antes de ser madre me molestaban los niños, si, es cierto, me agobiaba mucho ir a tomarme un refresco a una terracita al aire libre, y que unos niños estuvieran merodeando a mi alrededor, no me va la hipocresía, lo confieso abiertamente, ahora soy madre y me trago mis palabras de por aquel entonces, ahora lo veo desde el lado opuesto, y para más inri uno de mis dos hijos es hiper movido, súper nervioso, llorón, gritón, inquieto, un culo de mas asiento como diría mi abuela… y me sigue gustando sentarme en una terracita, la diferencia es que ahora soy yo la que va con niños…

¿Se tiene que prescindir de ir a este tipo de sitios o similares por que los niños corretean alrededor de las mesas?, ¿porque gritan?, ¿porque juegan entre ellos?, por que si, mis hijos hacen este tipo de cosas, son niños, y como tales, por muy bien educados que estén gritan, lloran, se pelean entre hermanos, y se cogen unas rabietas del 15 cuando menos te lo esperas, y oye, si conoces un niño de estas edades que sea capaz de estar sentado en la silla de una terraza en la calle más de 10 minutos sin moverse, me lo dices, me encantará conocer a sus padres y que me escriban con sangre de unicornio su método, lo guardaré y enmarcaré en mi casa cuales mandamientos bajó Moisés del monte Sinaí.

la fobia a los niños

Me molesta mucho que la gente te mire mal cuando entras a un local al ver a los niños, del rollo, “madre mía la que nos espera”, mis hijos están bien educados, y diría que, al menos la mayor sabe comportarse, pero no por eso dejan de ser y hacer cosas de su edad, sobre todo de la edad del pequeño, 22 meses, en pleno proceso de andar, correr, tocarlo todo, ¡de explorar!, su única función en este mismo momento en la vida, ¿tengo que coartarlo sentándolo y atándolo en su carro para que no moleste?, ¿lo tengo que dejar llorar porque quiere bajar, ser y hacer cosas de niño?, ¿entonces en qué quedamos?, molesta si está en el carro llorando, y también molesta si lo bajo porque corre como un gamo, explícamelo tu porque yo no no me aclaro…

¡Ah pero espera!, esta la opción del móvil o la tablet, y así los tengo calladitos al menos ¿media hora?, ya puedes engullir la cena y que el camarero sea de los rapiditos, porque es tu tiempo límite, que si, ¡que yo soy la primera que sale a cenar con la temporada completa de Peppa Pig descargada en el móvil y batería a tope!, pero entonces también nos quejamos de que se les va a quedar el cerebro cuadrado de tanta pantallita, ay mi madre que jaleo llevo…

Niños molestos

Sin ir más lejos estas vacaciones en Asturias, fue el primer sitio donde muy sutilmente una pareja que se hospedaba en la habitación contigua a la nuestra, en Villar de Vildas, donde las paredes eran papel de fumar, y donde creo que no llegan ni a los 20 habitantes, imagina, cuando llegábamos de pasar todo el día fuera a nuestro apartamento, los niños desfogaban como los locos, saltando en la cama, jugando a pillar por el apartamento, jugando al escondite, en definitiva, SIENDO NIÑOS, hubo una de las veces que nos encontramos con dicha pareja, y el padre y yo tuvimos que escuchar la frase del millón… “Hombre, estos son los terremotos ¿no?”, si no hubiera sido por el tono, y por el doble sentido de la frase, hasta me hubiera hecho gracia, pero aquello me hizo de todo, menos gracia…

rechazo a los niños

A veces a los adultos se nos olvida que nosotros TAMBIÉN HEMOS SIDO NIÑOS, hemos gritado, hemos llorado, y la hemos liado parda en un montón de sitios que no deberíamos haberlo hecho, ¿tu madre no te lo recuerda muchas veces?, por que a mi si, y si, tus padres te educaron estupendamente, una cosa no quita a la otra, bien es cierto que en nuestra época un mal comportamiento en público de un niño, en un porcentaje elevadísimo de veces terminaba en un guantazo o en una palmada en el culo que dejaba al niño petrificado sin moverse lo que le quedaba de tarde, a Dios doy gracias de que hemos evolucionado en ese aspecto.

Las relaciones humanas son complicadas de por sí, la convivencia lo es, en el trabajo, en la familia, con nuestra pareja, y si ya hablamos de unas personitas que aún no entienden de convivencia, del respeto por el espacio vital, la cosa se complica, con todas estas palabras al aire llego a la conclusión de que donde mejor estamos es en los sitios donde has visto en las fotografías, ¡¡en plena montaña!! jajaja…

espacio sin de niños

Cuéntame, ¿tú también has sufrido en algún momento la niñofobia?, ¿has sentido que tus hijos molestaban?.

4 Comentarios

  1. Elena Arrieor Elena Arrieor

    Pues mira, a mi hace dos días intentando alquilar un apartamento en Londres…
    y he visto varios anuncios por AIRBNB donde ponían expresamente “no adecuado para niños”.

    • Núria Núria

      Bueno, yo si lo indica desde el primer momento tampoco me parece mal, hay quien busca la tranquilidad, lo que ya no me parece bien son esas miradas de odio cuando son sitios públicos y aptos para ambos, a mi me molesta el humo del tabaco y no por eso miro mal, en fin, que nunca llueve a gusto de todos…

      Gracias por pasar a comentar 😉

  2. Carla y Gael Carla y Gael

    Me ha encantado tu post de hoy, que maravilla como has sabido reflejar todo lo que yo pienso, igual!!!!!! Yo tampoco soporto a los niños que no son lo míos, pero no me gusta que miren mal a mis hijos (tengo 4), y 2 son mellizos) xq se portan mal,xq si,se portan mal!!,pero son niños,la gente es muy poco tolerante y aveces maleducada
    Gracias por poner voz a lo que muchas pensamos

    • Núria Núria

      Gracias a ti bonita por pasarte a comentar, nunca llueve a gusto de todos, solo se trata de respetarse y de “aguantarse” las relaciones humanas son así.

      Un saludo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *