2 años y 3 meses, llega la primera separación de mamá

2 años y 3 meses, llega la primera separación de mamá

Por |2018-01-17T08:30:23+01:00enero 17th, 2018|MATERNIDAD|8 Comentarios

2 años a la guardería

2 años y 3 meses, este es el tiempo en el que he estado pegada a mi pequeño Batusito ininterrumpidamente, criándolo a full y dedicándome a él al 100%, donde no ha habido un trabajo con horario de por medio que me haya complicado su crianza, durante todo este tiempo he oído y he aguantado todo tipo de comentarios con respecto a que si está enmadrado, que si luego la adaptación al cole con 3 años va a ser mucho peor, que si porqué no le llevas a la guarde, que si, que si, que si…

 Nos hemos disfrutado desde el minuto 1 el uno al otro, he podido estar con él en las etapas más importantes y cruciales de su corta vida como es el andar, o el día que salió de su boca aquel MAMÁ que hizo que se me cayera una lagrimita de emoción, he podido amamantarlo hasta que ambos dijimos basta, no por impedimentos laborales, hemos podido parquear y pasear cuando nos ha apetecido hacerlo y tantas horas como hemos querido, en definitiva, han sido los 2 años y 3 meses más intensos sin lugar a dudas desde que soy madre, porque si, mi niño es intenso, acaparador, y dependiente nivel superior.

2 años y 3 meses a la guardería

Ahora ha sido cuando ambos hemos visto que necesita más, que pide más, que reclama más atención, una atención que lamentablemente yo no se la puedo dar, porque aunque yo pueda dar todo de mi como madre, la realidad es que yo no soy profesora de infantil, y como tal tengo carencias educativas, cognitivas, y evolutivas (educacionalmente hablando), noto como su evolución y su aprendizaje está en plena efervescencia y va en aumento no por días, si no por momentos, pide estar con más niños, por lo que ha llegado el momento de que vuele unas horitas él solo sin mamá.

Lloro de pensarlo, lloro de pensar que el momento del desapego ha llegado, lloro de pensar que mi niño se hace mayor, es ahora cuando siento que el ginecólogo nos está cortando ese cordón umbilical, y no aquel día en la camilla del hospital, es la vida, lo se, algo inevitable, y aunque ahora lo veo todo oscuro y negro porque echo la vista atrás y pienso, ¡¿cuándo demonios ha crecido mi niño?!, y se me hace una montaña imposible de escalar, se que es cuestión de días que la rutina se instaure en nuestras vidas, y tanto él como yo lo vamos a agradecer.

De momento la que más preocupada está por esta nueva situación que se nos avecina es su hermana, que vive en un sin vivir por no saber en que silla se va a sentar su hermano, ni que mochila se va a llevar al cole, ni si se va a comer él solo el almuerzo o se lo va a dar la seño, menuda madraza está hecha con para su hermano.

ir a la guardería con 2 años

Serán 3 horas por la mañana de lo que queda de curso 2018, 5 meses, 3 horas en las que voy a poder ser yo, Núria, la mujer, no la madre, la que trabajará en el blog y en la fotografía sin interrupciones, la que se podrá centrar en una búsqueda de empleo más intensamente, la que irá al baño sin un espectador constante, la que saldrá a la calle sin empujar un carro, ¡no me lo voy a creer!, andar sola por la calle sin mi costillo, yo espero llevar bien el periodo de adaptación, a ver que tal la lleva él… ¡¡Febrero allá vamos!!.

Ahora cuéntame, ¿cómo llevaste el momento desapego con tu polluelo?, ¿os costó la adaptación a la nueva situación?, ¿notaste el cambio para mejor, o fue para peor?.

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

Sobre la autora:

8 Comentarios

  1. Arianna 17 de enero de 2018 en 20:20 - Responder

    Pues te cuento mi caso. Yo lo dejé con 5 meses en la guarde por el trabajo y por qué mis padres no podían quedarse con él, etc. Eso si los 5 meses anteriores todo para mí, excepto el primero que por suerte pude tener al padre a mi lado, porque, que mes más duro y doloroso! Por horarios de mi marido solo disfrutábamos y disfrutamos un par de horas o tres al día (ahora creo que incluso menos) los tres juntos. Así que el primer día que dejé 1 hora a mi pequeño en la guarde estaba como flotando. Necesitaba tener un rato para mí, aunque fuese para ir a comprar o limpiar me daba igual. Todo fue bien, él se quedaba bien y yo también, eso si, con solo 5 meses, cuando lo recogía no me miraba a la cara hasta que no llegábamos a casa?. El segundo año de guarde (P1) lo llevé peor, me daba la sensación que no estaba disfrutando todo lo que quisiera de él y eso que lo recogía a las 4 y ya toda la tarde juntos (incluida cenas, baños, dormirlo,enfermedades,berrinches….) En P2 más o menos igual, pero ya era un poquito más grande y ya nos conocíamos guarde, tenemos amigas de la guarde qué seguimos viéndonos, todo muy guay excepto porque el tiempo pasa volando. Y este septiembre pasado que empezado P3, se me rompía el alma por como lo iba a pasar en el colé de mayores. Creo que él lo pasó mal 3 o 4 días, pero yo también lo llevé fatal en mi interior. Ahora ya está, le encanta el colé y yo también estoy encantada. Así que para mi lo peor fue empezar el colé. En mi caso, creo que la separación y sentirme un poco mujer fue bueno, pero si que me gustaría que hubiesen sido menos horas en la guarde pero más compartidas en casa. Eso si, a nosotros la guarde nos ha ido súper bien a los dos para tema comida y aprendizajes, Hugo es muy curioso y en P2 ya se le notaba que necesitaba más. Así que tranquila, 3 horas pasan volando y os irá muy bien a los dos, ya lo verás.

    • Núria 19 de enero de 2018 en 10:38 - Responder

      Si que es necesario eso de sentirse mujer, aunque bien es cierto que la crianza a tiempo completo y dejar de trabajar para criar a mis dos hijos fue una decisión muy meditada, y como tal hay sacrificios que hacer, yo no puedo estar más contenta con mi decisión, ahora toca afrontar esta nueva etapa que se nos avecina, a ver que tal nos adaptamos ambos…
      ¡Saludos!

  2. Carla 17 de enero de 2018 en 13:15 - Responder

    Nosotras hemos estado juntas tres años. En septiembre empezó el cole y ella encantada pero, yo la echo de menos cada día, aunque lo de ir al baño sin público es de las mejores cosas, jajajaja.
    ¡Seguro que os adaptais fenomenal!
    Un besote.

    • Núria 19 de enero de 2018 en 10:36 - Responder

      Jajajaja yo creo que lo del baño lo agradecemos todas las madres jajaja
      A ver que tal se nos da…
      ¡Un abrazo!, y gracias por pasar a comentar 😉

  3. Dani 17 de enero de 2018 en 11:36 - Responder

    Hola Nuria! Te escribo desde Chile, en mi caso tuve que dejar a mi polluelo a los 5 meses y medio , pero lo bueno es que está con mi madre mientras yo estoy en la oficina. Hasta ahora que está pronto a cumplir los dos años no lo hemos querido llevar a la guardería. Creo que si no lo cuidara mi madre hubiese enloquecido por dejarlo tan pequeño. Aún recuerdo la primera semana de retorno al trabajo, sufrí , me las lloré todas y corría como loca con tal de llegar pronto a casa por el. En su caso el se quedo feliz con su ela y no me extraño nada jajajaj. Mucho ánimo, el descubrirá otro mundo y de seguro te costará más a ti estar sin él pero pronto veras que retomas tus cosas y ya empieza a andar todo nuevamente. Un abrazo grandote !

    • Núria 19 de enero de 2018 en 10:35 - Responder

      Cada niño y cada familia es un mundo, me alegro que hoy por hoy ya estéis adaptados tanto el uno como el otro.
      A ver que tal se nos da a nosotros esta nueva etapa…
      Saludos

  4. Noelia 17 de enero de 2018 en 11:32 - Responder

    Uff, yo la dejé a los 5 meses con los abuelos, ella ni enterarse pero yo, lloré lo que no está escrito, luego, con 11 meses, vino la guarde, enfermedades encadenadas durante 2 meses, adaptación interminable y yo, vuelta a llorar, y este año ha tocado el cole, ahora va encantada pero durante el primer mes la he dejado cada día llorando como si la matasen, y yo intentando contener mis lágrimas de nuevo, vamos, en mi caso un drama, sin embargo, me he dado cuenta de que los niños cuyas madres han podido estar con ellos y no han ido a guardería, o tienen jornadas reducidas y pueden dejarlos y recogerlos en el cole, se adaptaban antes y mejor que la mía, así que, caso omiso a toda esa gente que opina que si está enmadrado, etc., yo, por mi parte, tengo envidia infinita a tu situación.

    • Núria 19 de enero de 2018 en 10:34 - Responder

      Me siento totalmente una privilegiada por la situación, soy consciente de ello, el poder estar con mis dos hijos a tiempo completo tanto tiempo como nosotros hemos considerado oportuno no se ve en cualquier casa.
      Hay niños que se adaptan mejor que otros, a otros les cuesta más, y no llevan bien la separación, cada niño es un mundo…
      A ver que tal se nos da el periodo de adaptación de esta nueva etapa del polluelo…
      Un saludo, y gracias por pasar a comentar.

Deja tu comentario