A PERO… ¿AHÍ HABÍA UNA TIENDA DE BEBÉS?

Por |2013-06-26T11:30:41+02:00junio 26th, 2013|MATERNIDAD|Sin comentarios

Desde hace unos meses atrás hasta hoy, mis tiendas de compras, mis preferencias a la hora de tirar de tarjeta, y mis fijaciones a la hora de ir de shopping, han sufrido un «pequeño cambio», y es que he pasado de que me llamen la atención las sandalias con taconazo o aquellas botas marrones tan monas, por los peucos, los vestiditos, o que ahora me resulte hasta graciosa la gata esta, ehhh… Mmm… ¿Cómo se llamaba…? ¡Ah si! Hello Kitty, 🙂 los vaqueros rotos o camisetas, por polainas o peleles, los maquillajes, la máscara de pestañas, los pintalabios, por los pañales y sus tallas correspondientes, y  las cremas para la irritación del culo del bebé, he pasado de comprar las cremas de Lancaster, Clinique, o La Mer a conocer a Suavinex, Mustela o Babé, y por su puesto no quiero pasar por alto el aparatejo robótico rarito, que por más que lo miro y lo remiro, lo examino y lo reexamino, no puedo evitar poner esa cara de circustancia en plan de «¿¡que leches es esto!?», más conocido como: sacaleches, entre otros millones de cosas, que ¡gracias a Dios! no hay que comprarlo todo, y es que a falta de 3 meses de que Batusi asome la cabecita, ¡tiene más fondo de armario que yo! 😀

Voy descubriendo nuevas tiendas de bebés, nuevos accesorios, nuevos imprescindibles (o eso es lo que te dice la dependienta, of course!) nuevas tiendas de ropa low cost, bueno, digo nuevas, para mi, aunque imagino que siempre habrán estado ahí, pero nunca me había fijado en ellas…

Y es que aunque para la mayoría de vosotr@s esto que voy a decir no es nada nuevo, ¡un bebé es muy caro! (aquí es donde viene la voz en off de mi madre diciéndome, «hija, es que yo no se que te creías, ¡¡¿¿que criar a un hijo es coser y cantar, o que??!!». Lo cierto es que hasta el momento no me puedo quejar, ya que la mayoría de las cosas (por no decir todo) nos lo han ido regalando, y gracias a una amiga que tengo, que es muy pija ella (Kisses María 😉 ) cuando tuvo a su retoño, se poseyó comprando lo todo, imaginaros, completamente nuevo que lo tiene todo la tía, nos va a dejar esas cositas que te compras y que se usan apenas unos meses, como es la mini cuna, y la mochila portabebés de Chicco, y yo, pues oye, ¡encantada de la vida con su generosidad!

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

¿Te ha gustado el post?, ¡COMPÁRTELO! ;)

Sobre la autora:

¡Hola!, detrás de las teclas Núria Valls @mamirrachadas para l@s amig@s, bienvenid@ a mi blog. Valenciana disfrutona apasionada de la fotografía, la moda, los viajes, la gastronomía y de hacer planes al aire libre con mi familia. Titulada en decoración de interiores, mujer, mamá de dos pequeños Vikingos y ¡blogger!. ¡Encantada de tenerte por aquí!.

Deja tu comentario

Ir a Arriba