¿ALGUIEN MÁS PARA OPINAR SOBRE NUESTRA CRIANZA?

¿ALGUIEN MÁS PARA OPINAR SOBRE NUESTRA CRIANZA?

Por |2017-01-11T10:06:53+02:00enero 11th, 2017|MATERNIDAD|6 Comentarios

¡¡FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO 2017!!

¡Ya estoy de vuelta!, como echaba de menos darle a la tecla, aunque decidí que las 3 semanas ahí es nada que Batusi estaría de vacaciones en el cole, yo me las tomaría sabáticas en el blog, ¡lo he cumplido a raja tabla!, no he abierto el portátil ¡ni un sólo día!, quería aprovechar para estar en familia, disfrutar de los dos peques, y del papi que también tuvo vacaciones Navideñas.

Las Navidades son mi época del año favorita, es sinónimo de hogar, de familia, de magia, ilusión, reencuentros y de reuniones familiares, y esto, en mi opinión es muy bueno, muy bueno pero en pequeñas dosis, que al final una acaba saturada.

Muchas fechas señaladas, muchas comidas y cenas con la familia, y muchas horas juntos, esto se resume en que todo el mundo de alrededor de la mesa opina sobre lo que tienes o no tienes que hacer con tus hijos, y ahí tienes a tu madre «Núria, no te pongas nerviosa con la tía, que ya sabes como es…»intuyes que te las vas a tener que tragar dobladas para no liarla parda en la comida de Año Nuevo, ¡bendita Navidad!, acabas pensando…

Unos días antes de que empezáramos con las reuniones y los encuentros familiares, vi en las noticias que un psicólogo daba unas pautas para evitar discutir en las reuniones familiares, yo esto no lo había visto jamás, hasta que tuve hijos claro… Ahora me topo con cuestiones del tipo:

-¿Lo vas a sacar ahora con el frío que hace?, chica déjalo a dormir aquí ya vendrás mañana a por él…
-¿No le pones otra chaqueta?, mira que hace mucho frío en la calle…
-¿Vas a dejar que se coma ese trozo de turrón antes de cenar?, normal que luego no coma…
-¡¡¿Todavía no anda??!!, ¡pero si tiene 13 meses!, yo lo llevaba al médico a que le echara un ojo…
-¿Aún le das triturado?, pues yo creo que el niño ya tendría que comer cosas para masticar…
-¿No le has cortado el pelo aún?, chica llévalo a que se lo corten un poquito, así se le sanea…
-Tienes que cuidar a tu hermanito pequeño ¿eh?, que ahora tu eres la mayor y tienes que ser más responsable…
-¿No crees que la niña ve mucho el móvil…?
-¿Vas a dejar que cene con el disfraz?
-Qué mal acostumbrado está, ¡míralo!, si no está en brazos está llorando…

Así podría seguir hasta mañana, pero creo que voy a parar, ¿sabes de lo que hablo no?.

Las mujeres más mayores normalmente son las que más se suelen «escandalizar» por nuestra forma de crianza, yo no soy una madre helicóptero, dejo muchísima libertad a mis dos hijos, es más, me atrevería a decir que los suelo recoger más veces del suelo por haberlos dejado caerse, que veces me he anticipado para que no se caigan, esta forma de actuar no todo el mundo lo entiende…

Así me he criado yo, y así quiero que lo hagan ellos, con golpes, caídas, cicatrices, y sin apenas prohibiciones (aunque todo lo bien está bien, no nos pasemos), no es que el PH MAMArracho sea una anarquía, haber si me explico, pero no soy de las madres del NO constante, y claro, esto no está tan expuesto en nuestro día a día como en las reuniones de Navidad, donde tía, prima, abuela, cuñada, vecina, y el espíritu santo se cree con libertad de decirte, COMO, CUANDO, DONDE y POR QUE.

Partimos de la base de que soy una persona que no me dejo influenciar por nada ni por nadie, tomo mis propias decisiones y soy bastante firme con esto, no dudar es la clave, pero conozco casos de amigas que han acabado por no acudir a casa de sus familiares en estas fechas hartas de que todo el mundo allí presente opine sobre sus decisiones, en mi caso no soy partidaria de ese camino, esta es nuestra decisión, esta es nuestra forma de educar, así es como nosotros lo hacemos y punto, no hay más debate que el que se quiera generar.

 Tenemos esa dichosa manía de creernos con derecho a decirle a una madre como educar y criar a sus hijos, no me cansaré de repetir que NO HAY DOS MADRES IGUALES, y ¡menos mal!, yo no se tu, pero a mi me encanta la diversidad, la variedad y los diferentes puntos de vista, ¿te imaginas un mundo en el que todos pensáramos y opináramos igual?, sería tremendo coña**

Me encantan las Navidades, pero por el contrario de lo que piensa Batusi, duran el tiempo justo y necesario para seguir llevándote bien con todo el mundo, 3 días más y yo creo que acabaría ardiendo Troya, ¿no crees?.

Cuéntame tus Navidades, ¿cómo han ido?, ¿también eres de las que has tenido que contar hasta 10 para no liarla en las comidas familiares?.

Firma final de post

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

Sobre la autora:

6 Comments

  1. Mami Reciente Cuenta 12 enero, 2017 en 09:53 - Responder

    Jajajajaja. Yo creo que en mi familia van aprendiendo, porque este año no he oído ni mu. Que la niña quiere merendar una galleta y faltan quince minutos para la cena? Pues que se la coma, que prefiere empezar por el postre, porque ha visto el yogurt y lo quiere sí o sí antes que la comida? Pues que se lo coma (sí, lo hizo y después se metió entre pecho y espalda dos platos de sopa y una patata hervida con pescado, ahí es nada).
    El primer año dejé tan claro que en mi casa pensamos de una manera y criamos tal que así, que ya no dicen nada. Porque como no me callo, pues mejor lo hacen ellos 🙂
    Eso no quita que fuera de las Navidades, no venga gente, que ni me conoce a decidir opinar sobre mi maternidad. Con dos años y medio le das teta?? pero si tiene dientes? Que coma que es más sano. ¿Qué duerme con vosotros? ufff, no la vas a sacar ni con agua hirviendo. Y así mil cosas, pero llega un momento en el que una madre tiene que tomar la decisión de si le afectan los comentarios o pasa olímpicamente (o contesta como es mi caso).
    Nos creemos con derecho de meternos en las vidas ajenas, cuando la nuestra no está exenta de comentarios (sean buenos o malos).
    Saludos

    • Núria 13 enero, 2017 en 15:50 - Responder

      A mi me pasa igual, ya no me callo, y por eso que me conocen yo creo que seguimos todos tan felices jajajaja…
      Después de las primeras frescas en cuanto a contestaciones, uno acaba aprendiendo a que no hay que meterse donde no le llaman
      Besos guapa

  2. Socorro que soy mamá 11 enero, 2017 en 19:04 - Responder

    Diez?? Creo que en alguna ocasión he llegado a cien. Parto de la base que todos mis sobrinos ya son preadolescentes e incluso adultos y salvajita la mas peque. Todos opinan, todos consienten y todos se creen con derecho a educarla. En fin se respira profundo y en casa ya intentamos solucionarlo. Buen post ?

    • Núria 13 enero, 2017 en 15:49 - Responder

      Buff… Eso es peor, por que esos comentarios vienen de gente que ya ha pasado por tu situación, y se creen que se las saben todas, a mi lo que me fastidia es que nadie se da cuenta de que cada niño es un mundo, cada experiencia y maternidad es DIFERENTE, en fin…
      Besos guapa

  3. Justo el lunes me quejé en el blog de algo similar 😀 Yo estoy muy cansada de los consejos y de las opiniones y más cuando vienen de personas que no son madres. Ay! lo que tenemos que soportar.
    Me ha gustado!!

    • Núria 13 enero, 2017 en 15:48 - Responder

      Lo acabo de leer el tuyo guapa, si que es cierto que estamos muy expuestas a esos comentarios, yo intento contenerme, pero a veces no puedo y me sale esa vena macarra y claro… Ya está el lío!
      Besos guapa, y grandes dosis de paciencia…

Deja tu comentario