Andilla, un pueblo en la Comunidad Valenciana con mucho encanto

Por |2021-05-10T20:55:20+02:00mayo 10th, 2021|PLANES CON NIÑOS|Sin comentarios

Hace unos fines de semana nos escapamos a Andilla, un pueblecito con mucho encanto en la Comunidad Valenciana, ¿qué nos confinan con restricciones sin poder salir de la Comunidad Valenciana?, ¡pues no pasa nada!, si algo tenemos aquí en Valencia es una gastronomía BRUTAL, playas, montañas y pueblos preciosos, así que ni tan mal, oiga.

Contaba en post anteriores que las vacaciones de Semana Santa han dado para muchas excursiones y rutas con los peques, un día fuimos a la Albufera de Anna, y La Cabrentá, unos lugares preciosos que no puedes dejar de conocer, y siguiendo en nuestra tónica, ¡seguimos con más montaña!

Andilla está a una hora de camino desde Valencia (unos 70 km), en el pueblo viven unos 300 habitantes, es pequeñito lo cual le da un encanto todavía mayor, hay una pequeña plaza donde está la iglesia del pueblo y que cuenta con el único bar que vimos abierto, por supuesto no lo dudamos e hicimos una parada para hacer cata de la gastronomía local, calamares, bravas, sepia, y ¡un rabo de toro riquísimo!.

Dimos una vuelta para conocer el pueblo y subimos a su famoso peñasco, (puedes verlo mejor en la primera foto del post), hay una pequeña ermita, llamada Ermita de Santa Inés la cual es muy simbólica en la Comunidad Valencia ya que es redonda, y no cuadrada como suelen ser normalmente las características ermitas que vemos en los pueblos.

Hay unos merenderos en la zona alta del pueblo, justo al lado de la Ermita de Santa Inés, el camino que te lleva a dicha ermita es precioso, césped y unas vistas maravillosas te encaminan mientras vas subiendo hacia la ermita, una vez arriba hay un peñasco y se puede subir a la cima, es fácil, nada complicado, nosotros subimos los 4 (Vikingo 5 años y Batusi 7), ¡moló mucho, las vistas son increíbles!.

Aunque en mi opinión lo mejor estaba por llegar, Andilla cuenta con una increíble ruta medieval en la que a cada paso que das, te vas sorprendiendo por momentos y vas alucinando a cada paso.

En la parte baja del pueblo hay un riachuelo y un montón de rutas y caminos que te llevan por la conocida ruta medieval de La Serranía de Andilla, nosotros cogimos varios caminos queríamos conocer bien la zona, primero fuimos a la Fuente del Señor, aunque no caía agua de la cascada si que había agua en el lago, la zona era preciosa. Dimos la vuelta sobre nuestros pasos para encaminarnos a lo que más me gustó a mi, el puente medieval.

El puente medieval de Andilla fue construido en los siglos XIII y XIV, antiguamente se le conocía como Camino Real, ya que el puente medieval de Andilla era lo que unía a la las tierras moriscas Valencianas con tierras Aragonesas, un espectáculo, súper bien conservado y precioso.

Justo delante del puente medieval de Andilla te topas con lo que era un antiguo molino, aunque ahora solo quedan los restos guarda esa solera que no puedes evitar tele transportare mentalmente a aquella época, hicimos un alto en el camino y nos tumbamos en el césped a disfrutar del silencio, a no pensar en nada, a escuchar los diferentes sonidos que nos ofrecía la naturaleza, fue un momento increíble en familia, nos limitamos a quedarnos en silencio los 4, conectar de alguna manera con el entorno, a valorar eses momento, el estar ahí, los 4, juntos, de alguna manera vimos las cosas que no se ven, que no se aprecian a simple vista pero que son las más importantes, simplemente fue magia…

Sin duda te recomiendo la zona si no la conoces, nosotros tenemos pendiente de volver para finalizar la ruta y conocer La Cruz de la Horca y La Pobleta, los peques ya estaban cansados y no quisimos forzar la máquina, pero ahora que el buen tiempo ya está aquí, y ha venido para quedarse… ¡volveremos!

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 2 Promedio: 5]

¿Te ha gustado el post?, ¡COMPÁRTELO! ;)

Sobre la autora:

¡Hola!, detrás de las teclas Núria Valls @mamirrachadas para l@s amig@s, bienvenid@ a mi blog. Valenciana disfrutona apasionada de la fotografía, la moda, los viajes, la gastronomía y de hacer planes al aire libre con mi familia. Titulada en decoración de interiores, mujer, mamá de dos pequeños Vikingos y ¡blogger!. ¡Encantada de tenerte por aquí!.

Deja tu comentario

Ir a Arriba