CONCILIAR MATERNIDAD Y TRABAJO

Por |2015-01-30T10:00:46+01:00enero 30th, 2015|MATERNIDAD|15 Comentarios

Este es un tema que a las madres Españolas nos tiene bien calentitas, y no es para menos…

No es ningún secreto que no hace falta darse cuenta que tanto un partido político, como otro, cuando gobiernan, el apoyo y las ayudas para las mujeres que trabajamos y decidimos ser madres es NULO, yo no se si vosotras pensáis que 16 SEMANAS son suficientes para que nuestro bebé dejé de ser dependiente de su madre, y tenga que ir en algunos casos (muchos, muchos) a una guardería, o que la madre de esa criaturita de 16 SEMANAS, repito, tenga que estar sacándose la leche, en el caso de las que decidimos amamantar, por que cuando le toca la toma al bebé, su madre está trabajando y no puede darle el pecho, triste, muy triste…

No he tenido que indagar mucho en nuestro amigo Mr. Google, para ver que estamos A LA COLA de Europa con respecto al tiempo en las bajas maternales, sorprendentemente junto a Suiza, por que en el tema ayudas económicas, guarderías, etc mejor no entro, por que es para echarse a llorar, os lo aseguro, los Noruegos son los líderes en este tema, ¡ayudas por doquier!, una baja maternal de, agárrense señoras, ¡56 SEMANAS!, echad un vistazo a este artículo el cual su titular es Noruega, el mejor país del mundo para ser madre, o el caso de Suecia, os dejo este artículo de como un catalán, Jan Badosa, explica las diferencias de tener un hijo en Malmö, o tenerlo en Barcelona, además de Noruega o Suecia, otros países gozan de 39 SEMANAS como el Reino Unido, 14/28 días para el padre, o la República Checa, que cuenta para la madre con 28 SEMANAS, aunque aquí el padre sale MUY MUY perjudicado, por que NO TIENE NINGÚN DÍA o.O

Os dejo esta imagen de todos los permisos Europeos.

Foto sacada de la web bebesymas.com

Cuando yo me quedé embarazada de Batusi, estaba estudiando, la empresa en la que yo trabajaba echó el cierre por quiebra, después de casi 10 años en ella, decidí actualizar y aumentar mi currículum, ponerme las pilas con el Inglés, en fin, hacer cosas que cuando estás trabajando 40h a la semana, no puedes hacerlas, vino Batusita, y decidimos que yo me quedaría en casa un tiempo cuidando de ella en exclusiva, así hicimos, durante un año no necesité ayuda, ni guardería, ni saca leches por que yo estaba en casa y podía cubrir todas sus necesidades y darle todo lo que necesitara, pero ¿qué pasó después señoras?, pues que vino un trabajo, ¡NADA MENOS QUE EN BARCELONA!, como decoradora, con responsabilidad, personas a mi cargo, sueldo pichi pichá (para lo que se exigía), total que para allá que me fui…

Dejé a mi hija A DOS DÍAS DE CUMPLIR UN AÑO, en Valencia con mi madre (los abuelos, esos seres mágicos), unas semanas después, vinieron PAPArracho y Batusi a Barna, ya que era Agosto, me embarqué en esta aventura, no voy a profundizar en el tema, el resumen de todo esto es QUE NO SALÍO BIEN, ahora que no nos oye nadie UFFFFFF… ¡que alivio!, digo alivio por que había días en los que me iba a trabajar por la mañana, Batusi estaba durmiendo, y llegaba a las 21 o 21:30 de la noche, y Batusi estaba durmiendo, o apunto de hacerlo, MI HIJA SE IBA A CRIAR SIN MADRE, por que no era algo puntual, la situación cuando se produjera el traslado a mi ciudad, Valencia, no iba a cambiar en absoluto.

Después de hablar con los directivos de la multinacional, no llegamos a un acuerdo de reducción de horas, un puesto con personas a tu cargo, y de segunda responsable de sección, conlleva esto, horas y horas y más horas, esto es así y los pimientos son asaos, como diría La Endorfina.

Después de coger el tren vuelta, tenía sentimientos enfrentados mientras miraba el Mediterráneo por la ventana, (que bonito es el paisaje que hay en el trayecto Barna-Valencia), tenía rabia, frustración, bajón emocional, pero había un sentimiento que predominaba por encima de todos, la incertidumbre, el pensar en que a partir de ahora esto iba a ser así, ahora tengo una hija, hace unos años me dan este trabajo y como diría alguien que yo me se, por este trabajo MA-TO, pero ahora no señoras, ahora mi hija y mi familia predominan por ENCIMA DE TODO.

Estaba activada, tenía el chip ‘CURRO’ encendido, así que decidí montármelo por mi cuenta, abrir lo que es ahora mi niño pequeño, PAPINGA, aunque es una locura hacerse autónoma hoy en día, lo se, pero una es que está muy loca, y se lanza a la piscina sin agua, y desde el trampolín, siempre he sido así, siempre he creído que los proyectos se piensan, se estudian, se valoran y SE HACEN, no se quedan en el cajón de los ‘QUIZÁ ALGÚN DÍA’, soy muy lanzada y con mucha iniciativa para estas cosas.

Actualmente SOY AUTÓNOMA, o tontónoma como dice una de mis amigas del alma, que también tiene un negocio, la semana que viene os cuento en el segundo capítulo como concilio la vida en PAPINGA con Batusi, y os digo una cosa, miedo me da el pensar cuando decidamos tener un segundo hijo, miedo me da…

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

¿Te ha gustado el post?, ¡COMPÁRTELO! ;)

Sobre la autora:

¡Hola!, detrás de las teclas Núria Valls @mamirrachadas para l@s amig@s, bienvenid@ a mi blog. Valenciana disfrutona apasionada de la fotografía, la moda, los viajes, la gastronomía y de hacer planes al aire libre con mi familia. Titulada en decoración de interiores, mujer, mamá de dos pequeños Vikingos y ¡blogger!. ¡Encantada de tenerte por aquí!.

15 Comentarios

  1. Nadia 16 de febrero de 2015 en 12:51 - Responder

    Si es que este país es de risa, le dan más prioridad a cosas que no la tienen solo porque es beneficioso para ellos.
    Te entiendo perfectamente, y es por lo que padezco desde hace 4 meses desde que me enteré de que estoy embarazada. Hace poco se lo conté a mi jefe, y si, el me promete que si tal que si cual, pero no me fío un pelo.
    Lo único bueno es que yo (de momento), trabajo de 8:00 a 14:00 y hago horas por la tarde cuando es necesario, porque me redujo la jornada, pero él quiere que vuelva al horario de antes, en el que salía a las 19:00. Suerte que tengo a mis padres y a mis suegros. Siempre he visualizado la idea de montarme algo con mi hermana, pero por desgracia, tal y como están las cosas, no lo veo potable ahora, así que seguiré a la espera del temido día en que la baja termine…

  2. Virgi villar 1 de febrero de 2015 en 00:49 - Responder

    De risa… Pero así es… España es diferente.
    Si me dejas darte un consejo… Y realmente queréis tener más hijos a X ello.

    • Núria 2 de febrero de 2015 en 10:18 - Responder

      ¡Así es Virgi!, pero lo tengo clarísimo, no quiero uno más ¡SI NO DOS!, Jajajaja…
      Me gustan las familias numerosas, y aunque Batusi es un bicho malo, pero ¡malo malo!, queremos repetir experiencia, no me va a fastidiar mi sueño la conciliación laboral, al menos de momento…
      ¡Gracias por pasarte a comentar!

  3. mamirecientecuenta 30 de enero de 2015 en 19:45 - Responder

    Lo de la conciliación me da la risa, por no llorar. Eso de solo 16 semanas es una burrada. Porque el bebé no está preparado para separarse de su mami y la mami no está preparada para separarse de su retoño. Yo los primeros días lo pasé fatal y aún hoy, aún lo paso mal cuando sé que ella me echa de menos, porque me llama mi marido y me dice que está llorando.
    Yo tengo la suerte (o desgracia) de tener un trabajo a media jornada. Desgraciadamente para mi, querría, ahora que soy mami, tener el turno de la mañana que es de 8 a 2, más que nada, porque así la peque, cuando me voy, está durmiendo y cuando despierta me quedan solo cuatro horas para llegar y no me echa tanto de menos. El problema es que no se puede cambiar el horario y no puedo hacer reducción de jornada porque mi sueldo es de risa y a mi marido lo echaron del trabajo, dos meses después de que naciera nuestra retoña (trabajábamos en la misma empresa).
    Lo bueno de esto es que papi se queda con ella por las tardes y a medio día se la llevo a mis padres para que le den de comer y estén con ella un rato.
    Así que me encantaría poder tener como en noruega o suecia. Pero no es así, porque vivimos en un país de pandereta donde se ríen de nosotros siempre.
    Saludos

    • Núria 31 de enero de 2015 en 10:00 - Responder

      ¡Esa es otra!, cuando le toca trabajar a la madre por pura obligación, es duro, muy duro..
      En ese aspecto si, somos de pandereta, a las madres trabajadoras no se nos tiene nada en cuenta para nada, como ha dicho una lectora en comentario por aquí arriba, en este país, o eres profesional, o eres madre, injusto, pero así es..
      ¡Un saludo y gracias por contar tu experiencia!

  4. Ally 30 de enero de 2015 en 11:34 - Responder

    ufffff ese tema duele!!
    Estoy a 15 días de reincorporarme al trabajo y NO PUEDO!!
    No estoy preparada para separarme de mi hijo, el cual es altamente demandante. No estoy preparada para no estar ahí cuando necesite el pecho, o los brazos, o los besos, o lo que sea!!!
    No estoy preparada para dejar a mis hijos con alguien que no se como va a reaccionar cuando al pequeño le de por llorar con las verraqueras que pilla.
    No estoy preparada para una jornada de 8h con fines de semana de 12…
    Adoro a mis hijos, pero es realmente un asco parir en este país!!!!

    • Núria 31 de enero de 2015 en 09:58 - Responder

      Ayayayaya… Ally, eso pica eh…
      Aún recuerdo el día que tuve que coger el tren para irme a Barcelona, separarme de mi hija después de un año enterito las 24h del día con ella, se me pone la piel de gallina…
      ¡Muchos ánimos!, y tengamos esperanza de que algún día esta situación de mier** con la conciliación en este país cambie..
      ¡Besos y gracias por pasarte! 😉

  5. Cris Carballo 30 de enero de 2015 en 11:17 - Responder

    No es que el tema de la Conciliación sea triste, es que no existe y no hay mas. Mi antigua empresa, Multinacional, llevaba por bandera la flexibilidad horaria, plazas de aparcamiento para embarazadas, reducciones de jornada sin problemas, ayuda a guardería… Pero nada más lejos de la realidad! Excepto las plazas de aparcamiento, el resto mentira: reducciones de jornada que incluían la de sueldo y la cara de tu jefa hasta el suelo, flexibilidad horaria nula (la única vez que llegue media hora tarde por estar con mi hija en urgencias, me la hicieron recuperar y tampoco podía entrar mas mas tarde ni tele trabajar en casa)ayuda de guardería de 80€: vale que hay otros que no la dan, pero cuando ninguna guardería aquí en Madrid baja de 300, da la risa… Y así sucesivamente.
    Hace casi dos años, hicieron un ERE: 900 personas a la calle, embarazadas incluidas y despedidas por Burofax y de los 4 que salimos de mi departamento, dos, éramos Mamàs con jornada reducida (casualidad!?)
    Mi hija tiene 5 años y justo ese año, nos planteábamos ampliar la familia; Ahora no puedo, económicamente y a 3 meses de que se me acabe el paro, no me lo puedo permitir; Esta es la cruda realidad: En este país, o eres madre o eres profesional.

    • Núria 31 de enero de 2015 en 09:56 - Responder

      ¡Hola Cris!
      Lo del tema de las multinacionales es un caso a parte, son para mear y no echar gota, si no ya has leído arriba mi experiencia con ellos, no se lo piensan dos veces, en seguida ¡fuera!.
      En fin, esperaremos que algún se obre el milagro y nos podamos aunque sea, acercar a Suecia o Noruega..
      ¡Un saludo!

  6. Maral Maternal 30 de enero de 2015 en 11:14 - Responder

    Me ha encantado!!y me siento tan identificada…primer año cuidando de mi hijo, se aproxima el fin y sin muchas opciones a la vista decido buscarme la vida por mi cuenta y de repente…aparece la CONCILIACIÓN, esa gran olvidada en todas las agendas mediáticas de partidos políticos, de medios de comunicación…pero que a nosotras no se nos puede olvidar ni un solo día, porque nos toca conciliar a todas horas!!

    • Núria 31 de enero de 2015 en 09:52 - Responder

      ¡Gracias Maral!, somos tantas las madres que estamos en lucha con este tema de la conciliación, no nos queda más que seguir quejándonos y luchando para que algún día se nos oiga.
      ¡Saludos!

  7. Covadonga 30 de enero de 2015 en 10:52 - Responder

    Yo tengo suerte en cuanto a trabajo se refiere. Trabajo de 9 a 15 y mi marido hace guardias de 24 horas cada cinco días, así que el cachorro se queda con él por la mañana, menos el día que trabaja que se le dejo a mi madre (benditos abuelos).
    Aún así, no me gusta mi trabajo y me da mucha rabia cuando tengo que separarme de él por las mañanas. Siempre estoy detrás de esa «gran idea» que me permita trabajar desde casa para poder estar con él… pero no se me ocurre nada…

    • Núria 31 de enero de 2015 en 09:51 - Responder

      Así es Covadonga, se nos hace duro por naturaleza el separarnos de nuestros pequeños, y si encima vas a disgusto a un trabajo, imagino que más…
      Sigue con esa idea, seguro que algún día la haces realidad, sólo tienes que ponértelo como objetivo 🙂
      ¡Saludos!

  8. Mamá Puñetera 30 de enero de 2015 en 10:45 - Responder

    Lo de la conciliación es de risa, tal cual, parece que como mujeres tenemos que elegir entre tener carrera o familia. Y luego se quejan de que estamos creando un país de viejos que será insostenible, tocante las narices! ¿que esperan?
    En fin, yo de momento no me he visto en la tesitura de tener que conciliar, pero creo que me voy a unir al club de las tontonomas en breve, así que ya veremos!
    Besos guapa y feliz finde!

    • Núria 30 de enero de 2015 en 10:47 - Responder

      De risa total… Yo antes de tener PAPINGA trabajaba desde casa, imagínate, era de locos, por que la peque por la casa, yo con el PC, la comida, etc…
      Las ayudas son nulas, pero nulas, y la verdad es todo tan poco esperanzador, que deprime al más optimista.
      ¡Gracias por pasarte a comentar guapa!
      Saludos 😉

Deja tu comentario

Ir a Arriba