Días de verano en familia en las playas de Valencia

Por |2021-07-26T12:56:37+02:00julio 26th, 2021|NOS MOLA, PLANES CON NIÑOS|Sin comentarios

¡Somos lobos de mar!, no lo podemos (ni queremos) negar, vivir en una de las mejores ciudades del mundo con costa (vale, si, me tira la terreta no lo puedo disimular ja ja ja…) es un privilegio vivir en Valencia, lo he repetido en innumerables ocasiones, es la ciudad en la que están muchas de las mejores playas para el baño ya no de España, si no del mundo, y no, no estoy exagerando, Valencia ha sido elegida por millones de lectores como reza este artículo de la revista FORBES, como la mejor ciudad del mundo para vivir, ¡ahí es nada!.

Disfrutamos todos los veranos en nuestras costas de playas y calas estupendas, desde bien pequeña he disfrutado de Valencia y sus playas, ya con mis padres nos encantaba pasar los domingos y fines de semana en la playa, cargábamos con las sillas de campo, la mesa plegable, la neverita con la bebida fría, fruta fresca, sombrilla, bocatas de tortilla de patata, helados en el chiringuito, ¡y a disfrutar de la jornada playera!.

Tanto a mi chico como a mi nos parece primordial inculcarles a nuestros Vikingos las costumbres que ambos disfrutamos con nuestras respectivas familias en nuestra infancia, los recuerdos que tenemos son inmensamente felices llenos de alegría y vivencias maravillosas, anécdotas familiares que las guardamos para siempre, es imposible no acordarse de nuestra niñez cuando visitamos algunas de las playas a las que íbamos cuando éramos niños, una maravilla…

Tenemos el salitre y la arena de la playa como parte de nuestra vida, ¡y qué felicidad que así sea!, no me molesta rebozarme en la arena, tener la piel seca por el agua salada, que me piquen los ojos al darme un chapuzón en el mar, ir con cuidado de que no me pique una medusa, me encanta reírme con las olas cuando alguna me tira de culo, coger conchas de la orilla, escuchar el sonido del mar, olerlo, notarlo en los pies, el viento de levante dándome en la cara, que se me vuele la sombrilla y correr detrás de ella, que la toalla no dure ni 30 segundos limpia y sin arena, la gama cromática de azules… podría seguir, pero creo que unas imágenes valen más que mil palabras.

Disfrutar de estas jornadas de playa con la iaia es algo que no está pagado, me siento tremendamente afortunada por tener a mis padres cerca en mi día a día, poder ver como se disfrutan mutuamente iaios y nietos es un privilegio.

Este año nos está gustando más pasar los días de playa por las tardes, levantarnos de la siesta coger los bártulos e irnos a la playa hasta bien entrada la tarde noche, se nos hacen las 20h o las 21h de la noche y si no arrastro a mis hijos hasta el coche, ¡no hay quien los saque del agua! ja ja ja…

Aunque ya hemos disfrutado de nuestras vacaciones en la Costa Brava y explorado el Cap de Creus hasta el último rincón durante este año 2021, seguimos exprimiendo el verano a tope, playa piscina, piscina y playa con un ritmo NON STOP, ¡seguimos disfrutando de la vida en familia juntos!.

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 5]

¿Te ha gustado el post?, ¡COMPÁRTELO! ;)

Sobre la autora:

¡Hola!, detrás de las teclas Núria Valls @mamirrachadas para l@s amig@s, bienvenid@ a mi blog. Valenciana disfrutona apasionada de la fotografía, la moda, los viajes, la gastronomía y de hacer planes al aire libre con mi familia. Titulada en decoración de interiores, mujer, mamá de dos pequeños Vikingos y ¡blogger!. ¡Encantada de tenerte por aquí!.

Deja tu comentario

Ir a Arriba