andar a los 19 meses

He dudado de si escribir o no este post, pero finalmente me he decidido a contar nuestro caso, y como me sentí durante meses, porque creo que si hay alguna madre primeriza o embarazada que vaya a leer esto, de algún modo quizá le pueda ayudar en algo.

MI HIJO ANDÓ A LOS 19 MESES RECIÉN CUMPLIDOS, ¿Y QUÉ?

Creo oportuno puntualizar el ¿y qué?, porque durante MESES tuvimos que escuchar a mucha, muchísima, demasiada gente opinando sobre si mi hijo tenía o no un problema porque no se lanzaba a andar, esto como imaginarás, hay días que yo me lo tomaba a risa (la mayoría tengo que decir), y hay días que te toca los webs pero bien, y contestas de aquella manera, tu ya me entiendes…

Inevitablemente el ser humano tiende a comparar, esto nos viene por defecto (si se me permite llamarlo así) está como incrustado en nuestro cerebro, yo lo hago, tu lo haces y tu vecina también lo hace, ¿quién no ha oído alguna vez el refrán ese de… las comparaciones son odiosas?, esto no quiere decir que si algo no es igual a lo de uno mismo, sea más malo o peor, simplemente es DIFERENTE, con respecto a la crianza y educación no hay valores ni reglas establecidas, no hay un manual declarado, no hay fechas límite, no hay perfecciones, cada niño lleva un ritmo de crecimiento diferente, sin más.

empezar a andar

empezar a andar tarde

empezar a andar a los 19 meses

dar los primeros pasos

Nuestro pequeño Batusito ha asistido a todas las revisiones establecidas en el calendario de la SS, en todas ellas su pediatra nos ha dicho «el peque está perfecto, como un toro», en la revisión de los 15 meses donde le miran entre otras cosas la motricidad y el desarrollo físico, a la pregunta de ¿ya anda?, yo respondí, no, y no tiene pinta que vaya a hacerlo pasado mañana, en ningún momento me mostré preocupada con el tema, porque realmente es que no lo estaba.

Pediatra: ¿Pero se pone de pie y anda de la manita?
Yo: Si, se pone de pie y anda de mi mano, va de un mueble a otro pero siempre cogido y sin soltar las manos, cuando se ve que no está sujeto a nada, o está de pie él sólo, se tira al suelo y vuelve a su estado habitual,el gateo.
P: ¿Gatea?
Y: ¡Cómo un tiro!, lleva más de 6 meses gateando, ¡imagina la práctica que tiene!, va gateando casi más rápido que la hermana corriendo, por eso creo que no le pasa nada, deduzco que si gateando hace el movimiento de cadera y columna bien, será que no tiene nada malo ¿no?
P: Efectivamente, si le doliera o tuviera algún problema de caderas o extremidades lo manifestaría también en el gateo, ya que mueve más músculos y genera más esfuerzo el gatear que el andar.
Y: Yo no soy ninguna experta, y prefiero que me lo confirmes tú, pero yo creo que mi hijo no anda porque no le da la real gana
P: Hagamos una prueba… Ponte ahí (cogió a Batusito, y me puse a 3 pasos de distancia de ella) y a ver si el peque va hacia ti.

Y se obró el milagro, el peque dio unos pasos huyendo literalmente de la pediatra, y lanzándose sobre mis brazos, a ver, esto fue un poco trampa, le acababa de examinar y la bata blanca tampoco es que ayudara mucho, estaba deseando huir de ella jajaja…

P: Vale, el peque está fenomenal, si no anda es porque no quiere, no te preocupes que ya andará…
Y: No si yo estoy tranquila, las que parecen más preocupadas son la panadera y la vecina del quinto.

empezar a dar los primeros pasos

empezar a andar

empezar a andar

Hasta que un día, yendo descalzo mientras disfrutábamos de un finde en Rubielos de Mora se lanzó a andar, a los 19 meses y 1 día, mi chico, sólo necesitaba tiempo, valor y quitarse el miedo.

Es muy agobiante el tener que escuchar día a día en la puerta del colegio a la hora de recoger a su hermana, al bajar a comprar el pan, al cruzarme con un vecino, al bajar al parque… que siempre saliera la misma preguntita a relucir ¿se ha soltado ya o qué?, teníamos que someternos a miradas ocultas del tipo madre mía que fuerte que aún no anda, como si hubiera una fecha exacta para andar y nosotros nos hubiéramos quedado sin plaza.

Pasa lo mismo con la salida de los dientes, el empezar a hablar, el dormir, el empezar a comer sólidos… para todo tenemos que tener una fecha definida, ¿por qué?, sino, eres el rarito, ya nos pasó con los dientes, que a Batusito le salieron a las 3 semanas de vida, era una cosa súper extraña ver a un bebé recién nacido con los dos dientecitos de abajo, ¿adelantado?, no, simplemente diferente ritmo, nada más.

Es complicado criar a nuestros hijos sin recibir comentarios y opiniones en ocasiones desafortunadas, teniendo que dar explicaciones innecesarias, en mi caso era mi segundo hijo y me los tomé todos con humor, risas y pasotismo, pero creo que si esta situación me hubiera pasado con mi primera hija, siendo más inexperta, me hubiera agobiado más y habría ido al pediatra más de una vez a que me confirmara que el peque estaba bien.

empezar a andar

Mi mantra en la maternidad es que hay que dejar a los niños que evolucionen y crezcan con su propio ritmo, cada etapa tiene su proceso, más rápido o más lento ¿qué más da?, disfrutémoslas a tope, disfrutemos de ellos, de su niñez, de sus avances, vivamos con ellos sus nuevos logros, sin prisas, gozando y disfrutando de sus pequeños pasos, viviendo cada momento y  viéndolos felices, alguien me dijo una vez que para levantarse, primero hay que caerse, esto es sin duda lo único que importa.

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]