Hace unos días atrás publicaba nuestra excursión al Paraje Natural de La Cabrentà un lugar de ensueño, mágico y súper recomendable si te gustan las excursiones a la montaña y la naturaleza en estado puro, nosotros lo conocimos de casualidad, ¡y bendita casualidad!, ya que antes de ir a La Cabrentà fuimos a La Albufera de Anna, en Anna.

Parto de la base de que yo ya la conocía, fui de excursión con el colegio cuando era pequeña, lo recordaba muy bonito, y después de tantos años me apetecía conocerlo con mis hijos, decir que me llevé un pequeño chasco…

LA ALBUFERA DE ANNA, EN ANNA

El lago es precioso, el entorno es una maravilla de hecho hay una piscina natural que en verano tiene que ser una gozada (y un hervidero también), la zona recreativa está bien, aunque en mi opinión faltan bancos y mesas de merenderos, desde mi punto de vista está excesivamente explotado y masificado, para como es el lago conté como 3 bares con millones de sillas que prácticamente se metían en el propio lago, otra de las cosas que no me gustó NADA de NADA fue el cobro a la entrada del lago, esto es algo que jamás entenderé, que te cobren por ir al campo o la montaña, me parece absolutamente indignante.

Entiendo que haya un mantenimiento y que eso lleve sus costes, ¡como en todos los sitios!, ¿te imaginas que te cobraran por ir a hacer la ruta de los puentes colgantes en Chulilla?, los puentes llevan su mantenimiento y al Ayto les habrá costado una leña, o ¿te imaginas que te cobraran por ir a la ver la Albufera de Valencia en Catarroja?, o… ¿que te cobraran por hacer la ruta del agua en Chelva, Sot de Chera o alrededores?, a mi no me cabe en la cabeza…

¡Ojo!, que no es por ratear, ni mucho menos, lo peor de todo esto es que las mínimas instalaciones que habían estaban en un estado bastante decepcionante, la valla de madera que bordea todo el lago para que nadie entre dentro estaba a trozos bien y a trozos puesto con precinto del chino, ¡señores que gestionan el lago de Anna!, ¡que aquello es un hervidero de gente!, y si a cada coche que entra a los parkings le sopláis la gaita de 3€ por adulto y 1,60€ por niños a partir de X edad, (mis hijos no pagaron ninguno) que menos que esté no en perfecto estado, ¡sino en perfectísimo estado!.

Podrás imaginar que esta pataleta con la gestión del lago de Anna es más cosa mía que de mis hijos, a ellos les encantó y se lo pasaron en grande con los patos y jugando a tirar piedras al lago.

Yo me agobié bastante, aquello parecía el paseo de la playa de Benidorm en pleno Agosto, era sábado de Pascua, todo sea dicho de paso, pero es un lago muy turístico y vayas el finde que vayas está hasta la bandera, así que comimos encima de una roca unos bocatas de tortilla de patata, unas aceitunas, unos mejillones, cacaos, papas, y salimos escopeteados a la montaña más salvaje que es lo que nos va a nosotros.

Y sin comerlo ni beberlo dimos con el paraíso, un paraíso llamado la fuente de Marzo, una pequeña área recreativa pero que te deja con la boca abierta, ¡espectacular!, el agua turquesa cristalina, donde podías ver las cuevas submarinas, los peces, y se disfrutaba de un silencio y una tranquilidad bestial.

Aquí fue donde mis Vikingos se vinieron arriba, se despelotaron y se metieron la cual Dios los trajo al mundo en el río que el agua estaba fría no, ¡lo de después!, pero no un poquito, ¡no, no!, tirada en plancha donde las haya, servidora no se atrevió mas que a meter los pies, suficiente para salir de allí con la circulación de la sangre como nueva.

Hasta aquí nuestra excursión un poco decepcionante por un lado, pero que gracias a encontrar la fuente de Marzo la cual nos flipó, pudimos salvar el día, me encantará conocer tu opinión si ya has ido y conoces el lago, ¿qué te pareció, te gustó?, ¿o te pasó un poco como a mi, excesivamente masificado?, ¡te leo!.

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 5]