Las vacaciones de Semana Santa han dado para todo, para estar en casa de relax, de trabajar en mi nueva tienda online PECOSA DE ROSA (es lo que tiene emprender, que no hay horarios ni días definidos de trabajo), y por supuesto también de salir a la montaña a hacer esas rutas y excursiones que tanto nos gustan, ¡hemos salido mucho!, así que… ¡vamos con la primera de las excursiones!.

RUTA POR EL PARAJE NATURAL DE LA CABRENTÀ, EN ESTUBENY


De casualidad, así conocimos este INCREIBLE lugar, toda una auténtica joya de la Comunidad Valenciana que no habíamos oído hablar de ella jamás, ¡y qué suerte el habernos desviado de nuestra ruta!, gracias a eso conocimos el Paraje Natural de La Cabrentà, y disfrutamos de una excursión en familia.

Nuestra primera parada fue al Albufera de Anna, (hablaré de esta excursión en otro post) pero adelanto que no me gustó mucho que digamos, así que salimos escopeteados de allí y nos tiramos a la montaña más salvaje, que es lo que nos va a nosotros, cuando llegamos a La Cabrentá fue después de comer, por la tarde y tuvimos la suerte de que no había nadie, dejamos el coche y empezamos a perdernos por aquel increíble paraje.

Hay varios puntos de acceso, nosotros entramos por una zona preciosa que había que cruzar por entre las rocas, todo está lleno de cuevas y de un espectacular microclima con especies de plantas únicas en la Comunidad Valenciana, musgo por doquier, y unos árboles gigantes de hasta 12 metros de altura rodeados de hiedras, un paraje natural muy húmedo y donde obligatoriamente desconectas del mundo exterior, para fundirte con la naturaleza.

Es fluvial, hay zonas en las que te vas encontrando el río Sellent, la flora no deja indiferente a nadie, yo estaba alucinada con las platas que allí habían, pero mi chico que es un amante empedernido de la vegetación y las plantas, estaba literalmente boquiabierto.

El recorrido se hace por un sendero ecológico completamente mágico, rodeado de vegetación continuamente y con algunas plantas en peligro de extinción, hay cuevas y rocas con una riqueza geológica fascinante, en muchas ocasiones tienes que meterte dentro de las cuevas y pasar entre las rocas lo cual es una aventura increíble para los peques, mis hijos disfrutaron como locos, ¡estaban flipando continuamente!.

Dejamos que el paraje natural nos guiara, y no íbamos con ningún rumbo concreto, anduvimos y anduvimos pero no nos cansaba ver aquella maravilla, hasta que llegamos a una impresionante cueva con unas formaciones geológicas que no había visto en mi vida, todo un espectáculo.

Hicimos mil fotos, y te aseguro que a pesar de haber metido todas estas en el post, me he comedido mucho, ¡era todo tan fotografiable!, tardamos una hora y media más o menos en hacer el recorrido, sin prisas, con niños y disfrutando del paisaje y del entorno a tope, nos hubiéramos quedado más, pero la tarde se nos echó encima y nos quedaba una hora de viaje de vuelta a casa, sin duda es la excusa perfecta para volver a visitar el Paraje Natural de La Cabrentà en otra ocasión.

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 5]