LA APNEA DEL SUEÑO EN BEBÉS

Por |2013-11-10T05:50:00+01:00noviembre 10th, 2013|MATERNIDAD|Sin comentarios

Os pongo es situación…

Sábado tarde, vari@s amig@s de visita a una pareja amiga recién estrenados en el maravilloso mundo de la pater-maternidad, dos únicos retoños en la sala, Batusi y of course, la recién nacida, que en un principio se iban a llevar dos semanas de diferencia, y han acabado llevándose casi mes y medio, entre las 3 semanas que se me adelantó a mi, y las casi dos semanas que se le atrasó a ella.

Los hombres tomaron carrerilla a la terraza, para hacer la cata de la cerveza casera que había hecho el reciente papá, y nosotras, ahí estábamos, todas en corrillo cascando como cotorras alrededor de las dos lactantes, osea, la recién estrenada mamá, y aquí la menda, imaginaros, todo eran preguntas a las mamás ‘expertas’ con hijos de 4, 4 y medio, y casi 6 años, ‘¿Y tu que hacías cuando…?‘, ‘¿Es normal que…?’,¿Ah si?, pues yo le pongo…?’, preguntas como estas las disparábamos como una AK42 una detrás de otra, pero hubo un momento en la conversación, que derivó en un punto, cuanto menos acojonante, que yo había oído hablar del tema pero de puntillas, pero una de las cinco amigas que estábamos allí, nos lo relató de primera mano, la apnea del sueño.

En un principio, ‘la implicada’ no quiso contarnos lo, fuimos nosotras, (más la anfitriona que yo), la que insistió e insistió, hasta que ‘la implicada’ acabó contándolo, algo que vivió en sus carnes, y que es algo ‘escalofriante’ (no encuentro otro adjetivo para calificarlo).

Empezó a darse cuenta cuando su hijo (ahora de casi 6 años), tenía dos meses, por las noches cuando acostaba al bebe en su cuna, y una vez cogido el sueño profundo, había veces que el bebé pataleaba y daba golpes con las manos en el colchón, sin poder gritar ni llorar por que se quedaba sin respiración, (si, así me quedé yo también cuando lo contó), le pasaba a cualquier hora de la noche, igual podían ser las doce, que las dos, que las seis de la madrugada, la primera reacción que le salió a ella fue, dar un brinco de la cama, coger al bebé de golpe, y darle palmaditas para que reaccionara, nos contaba, que había veces que le funcionaba y enseguida se le pasaba, y otras que no, las veces que no le funcionaban los golpecitos en la espalda, (se le humedecían los ojos mientras lo recordaba al contarlo), llegó a coger al bebé por los tobillos y ponerlo boca abajo, por que se ponía incluso morado, (se me ponen los pelos como escarpias de imaginarlo), ya se sabe que una madre, y más siendo primeriza, inexperta y novata, hace LO QUE HAGA FALTA para salir de esa situación, y así lo hacía ella, le soplaba en la cara, (como cuando se encanan), le daba palmaditas, lo agitaba, pero nada, el nano no reaccionaba de ninguna de las maneras, después de estar unas cuantas noches haciendo guardia sin pegar ojo (literalmente hablando), en la barandilla de la cuna, acojonaita perdida, por que encima, no le pasaba todos los días, comentaba que igual estaba dos o tres días que no le pasaba, que en una misma noche le pasaba dos veces, un sin vivir vamos, así que, después de las muchas visitas a urgencias, los médicos decidieron ingresarlo un par de días, y hacerle las pruebas pertinentes, hasta que le dijeron que el bebé tenía ‘apnea del sueño del lactante’ ya que hay varias apneas del sueño.

Le dijeron que cuando el bebé regurgitaba se le obstruían las vías respiratorias, como no era una enfermedad crónica, le dieron varias instrucciones de como actuar en casa si le volvía suceder

RECOMENDACIONES DE LOS MÉDICOS

-No poner al bebé totalmente plano en la cuna, la cabeza tenía que quedarle por encima del resto del cuerpo, ella nos contó que le ponía debajo del colchón, toallas dobladas por la mitad.

-Otra recomendación que le dieron, es cuando acabara de mamar, no tumbarlo boca arriba en la cuna, sino de lado, alternando derecha e izquierda con cada toma.

-No tumbarlo nada más termine de mamar, esperar después de sacarle el aire, unos minutos a que le baje la leche.

Claro, imaginaros cuando llegué a casa, me puse a indagar en internet, y vi este artículo y en el punto en el que pone ‘¿Cual es el tratamiento del lactante en apnea?‘, no me tranquilizó mucho cuando la respuesta fue ‘para la apnea primaria sin causa determinada, no existe tratamiento‘, da miedito, la verdad…

Ella controló al bebé todas las noches, y aún no había oído el más mínimo quejido, ya estaba plantada como un ficus delante de la cuna, hasta que poco a poco le fue desapareciendo, y a los cuatro meses más o menos, su nano ya no lo hizo más, y ella pudo respirar tranquila, nunca mejor dicho… 🙂

¿Conocíais la apnea del sueño?, ¿sabéis de algún caso, o el vuestro propio que ha pasado por algo similar?, ¡contar, contar!

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

¿Te ha gustado el post?, ¡COMPÁRTELO! ;)

Sobre la autora:

¡Hola!, detrás de las teclas Núria Valls @mamirrachadas para l@s amig@s, bienvenid@ a mi blog. Valenciana disfrutona apasionada de la fotografía, la moda, los viajes, la gastronomía y de hacer planes al aire libre con mi familia. Titulada en decoración de interiores, mujer, mamá de dos pequeños Vikingos y ¡blogger!. ¡Encantada de tenerte por aquí!.

Deja tu comentario

Ir a Arriba