Un año fue el tiempo que le di pecho a Batusi, y tengo que confesar que me quedé con ganas de más, que el destete se hubiera prolongado por más tiempo, quizá por eso, por tener esa espinita ahí clavada, mi intención con mi segundo hijo es darle lactancia materna mucho más tiempo.

Aunque una halla dado el pecho anteriormente, y se crea con cierta experiencia (ilusa de mi…), nada tiene que ver una experiencia con la otra, cuando tuve a Batusito por primera vez en mis brazos, lo puse sobre mi pecho desnudo y dejé que la naturaleza hiciera su curso, quería que mi pequeño con menos de una hora de vida buscara el pecho para obtener un enganche natural, y así se produjo.

Fue uno de los momentos más bonitos y emocionantes de toda mi vida, ver como iba dando golpecitos con su carita contra mi buscando el pezón, PAPArracho móvil en mano grabando aquel momentazo sin perder detalle, y una servidora llorando a moco tendido, de hecho hoy por hoy lo veo y aún lloro, lo que tanto me costó con mi primera hija, pezoneras de por medio durante varias semanas, un costoso agarre, y una mastitis, con mi segundo hijo fue coser y cantar.

La diferencia de peso y de tamaño influyó mucho, o eso era lo que me decían todas las enfermeras y asesoras de lactancia del hospital, Batusi con 2,800 kg, y con 37 semanas, era toda una ratilla a la que le costaba muchísimo succionar, se cansaba enseguida, y su hermano con 4,140 kg, y a un día para la semana 41 era todo un jabato, tenía una fuerza de succión que aún lo recuerdo y alucino pepinillos.

Lo que también me hizo alucinar pepinillos fue el dolor tan tan tan insoportable durante los primeros días de la lactancia, no lo recordaba tan fuerte y doloroso como con Batusi, era la famosa contracción del útero, y es que cuando el peque mama, ayuda (mucho) a contraer el útero, ¡y vaya si contraía!, era ¡¡morir de dolor!!, como agujas cada vez que le tocaba una toma.

En este segundo contacto con la lactancia materna tenía claras varias cosas, entre ellas es que en el hospital no se le daría (mientras fuera posible of course) un bibe al peque, por suerte para mi fue posible, y con el calostro fue suficiente hasta que me subió la leche a los dos días, nos dieron el alta con Batusito ganando peso después de un par de días perdiendo, lo normal en un recién nacido.

Otra de las cosas que nada tuvo que ver con la primera vez fue la ayuda y la atención recibida, teniendo en cuenta que con Batusi era un hospital privado regentado por monjas, y yo me decía… ¿Cómo me va a ayudar una monja a dar el pecho si no lo ha hecho nunca, y ni siquiera es madre?, pero si señoras, me tragué mis palabras, me ayudaron mucho, y saben perfectamente lo que se hacen, fomentan la lactancia natural y ponen a tu disposición todos los métodos que está en su mano para que sea exitosa (si así lo deseas claro).

A mi me proporcionaron un sacaleches industrial y unas pezoneras, el apoyo en este segundo parto con la lactancia fue FLIPANTE, ¡muchísima ayuda!, las enfermeras desde el minuto 1 estuvieron conmigo ayudándome con las posturas, y dándome consejos, habían talleres en el hospital dos veces a la semana, además de un canal gratuito en la tele de la habitación las 24 horas del día, donde se hablaba únicamente de lactancia materna, trucos, consejos y recomendaciones de como conseguir una lactancia satisfactoria.

Casi dos meses después, seguimos con lactancia materna exclusiva, hemos superado una mastitis (ya os contaré en otro post como la superamos), Batusito va ganando peso y está como un toro, gracias a que tengo «leche de más» me da para hacerme una buena reserva en el congelador, aunque de momento no he tenido que tirar de ella, no me he separado de mi pequeño tanto tiempo como para tener que tirar de bibe.

¿Qué tal fue/es vuestra experiencia con la lactancia materna?, ¿fue muy diferente de un hijo a otro?

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 5]