MASTITIS DURANTE LA LACTANCIA

MASTITIS DURANTE LA LACTANCIA

Por |2013-10-15T21:24:24+02:00octubre 15th, 2013|MATERNIDAD|12 Comentarios

La lactancia materna es una de las cosas más maravillosas que he experimentado desde que soy mamá, pero cuando aparecen baches, mamma mia…, se puede hacer un ‘pelín‘ cuesta arriba.

Hay amigas que me advirtieron sobre los ‘problemillas‘ que pueden surgir al principio de dar el pecho, como que al bebé le cueste engancharse, o las tan temidas, a la par que jodi*as grietas, que me habían dicho que dolía mucho, pues bien, desde aquí les digo a todas ellas, ¡mentirosas!, que sois unas ¡mentirosas! :D, no duele mucho, duele ¡muchísimo!, y si a eso lo acompaña una mastitis, pues aún duele más.

Yo no tenía ni idea de lo que era una mastitis, hasta que fui a la ginecóloga para que me hiciera una revisión de mi cicatriz cesariosa, y mi ginecóloga, que es una ‘loca‘ de la teta, de lo natural y una pro lactancia materna, antes de preguntar por mi, (Don’t worry baby, ya estoy acostumbrada… 🙂 ), preguntó por como llevo la lactancia y mi nueva vida como madre novata, la verdad es que agradezco tanto que la relación entre ella y yo sea, no de amistad, pero casi, puedo hablar con ella de cualquier cosa, y no se limita a lo profesional y ya esta, va un poco más allá, y eso me gusta, y mucho, bueno, que me voy del tema, la cosa es que le comenté que me dolían muchísimo los pezones al amamantar, pero sólo cuando La Pulga se enganchaba, luego cuando estaba mamando, dolía un poco, pero se podía soportar, me miró los pezones y me dijo: «Núria cariñet, tienes un poco de mastitis«, ahí estábamos mi chico y yo, ojiplaticos, nos miramos de reojo en plan, «¿Esta qué dice, qué tengo qué…?, es una inflamación en las glándulas mamarias, y se puede producir por un montón de factores, a mi no supo decirme exactamente de que me vino, puede ser por la posición del bebé al mamar, por los discos absorbentes, por que Paula no abra suficiente la boca al mamar y no llegue a enganchar la areola entera, sino solo el pezón, etc…

La cosa es que ahí estaba, y había que darle una solución al problema, por que amigas, era un problema, y de los gordos, imaginaros cuando Paula se me enganchaba, ¡veía las estrellas!, había algunas veces que se me saltaban las lágrimas del dolor, pero en ningún momento pensé en abandonar la lactancia materna exclusiva, mas bien todo lo contrario, (a testaruda no hay quien me gane 😀 ), pensé más en buscar una solución al problema, y sino lo había, o no se podía, pues ya veríamos a ver que hacíamos, pero que menos que primero intentarlo, y así nos pusimos en marcha, la gine me dio una pomada Fucidine para aplicármela en los pezones, cuatro veces al día, y unas pastillas naturales en cápsulas, que son lo último de lo último, Aquilea Intimus, (18€ el bote de 30 cápsulas), y empezamos con el tratamiento, of course que tanto la pomada como las pastillas, compatibles con la lactancia, y después de una semana y unos días, puedo decir que el tratamiento ha hecho su efecto y por fin, la mastitis ha desaparecido, ¡Oeoeoeoeoe!, y la lactancia es ¡genial!, ni duele, ni molesta, y hasta me da la sensación de que Paula abre más la boca al engancharse, pero vamos, que igual es eso, mi sensación…

Y vosotras, ¿habéis sufrido alguna mastitis durante la lactancia a vuestros retoños? ¡contad, contad!

Nota: Si alguna esta sufriendo mastitis, que acuda a su médico para que le prescriba un tratamiento especifico, que no se auto medique con estos fármacos, he dicho. 😀

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

Sobre la autora:

12 Comments

  1. Sara 23 octubre, 2013 en 09:52 - Responder

    Al final volveré a tropezar, porque leer tu solución.. no creo que pueda quedarme con la duda, jajaja. Por aquí estaré sigilosa.

  2. Laura 23 octubre, 2013 en 03:53 - Responder

    Yo pasé por una horrible!! Pero no se me formó en los pezones si no en un lateral del pecho! Nunca tuve intención de dejar de dar el pecho, aunque toda la gente que me rodea me lo aconsejaba! Es que no sabéis la que se me formó ahí! Me pincharon varias veces para limpiarme la infección (sobre seis o siete jiringuillas grandísimas de pus que sacaron la primera vez que me pincharon) pero aún así no fue suficiente y al final me supuró (y eso que estaba a base de ibuprofeno y antibiótico). Eso fue una noche que me levanté a dar el pecho a mi nena y me encontré con un charco de sangre y pus en la cama… No os podéis imaginar el susto que me llevé!! Al final después de casi un mes de tratamiento se me fue!
    Fue una experiencia horrible pero nunca dudé en dejar la lactancia, y ahí sigo con seis meses y medio que tiene mi Paula, dándole el pecho y lo que todavía me queda!!!

    • Núria 29 octubre, 2013 en 12:50 - Responder

      ¡Hola! Bonito nombre el de tu hija… 😉
      Sin duda eres una luchadora, por que después de las trabas que te puso la lactancia, luchaste como una campeona, y a las pruebas me remito, lo pasaste mal, si, pero con el tratamiento adecuado te curaste y ahora me imagino que estarás disfrutando a tope de la lactancia materna, para mi, una de las experiencias más bonitas de mi vida, el vínculo que se crea, [email protected] no se puede explicar…
      Me alegro muchísimo que no tiraras la toalla, y también me alegro de tenerte por mi blog, cada día somos más, y yo estoy ¡encantada oye! 😉
      ¡Bienvenida y nos leemos!

  3. Sara 22 octubre, 2013 en 21:03 - Responder

    Mi experiencia. Tuve mastitis durante 3 semanas, la única solución que me dieron a lo largo de ellas fue ibuprofeno y «sigue mujer que ya mismo se te pasa». Finalmente, tras 3 días con fiebre y muy a mi pesar abandoné la lactancia materna. Ahora, casi 14 meses después todavía tengo los pezones en proceso de recuperación. El día en que tenga otro hijo me lo plantearé muuucho.
    Muy bueno el blog!

    • Núria 22 octubre, 2013 en 21:46 - Responder

      ¡Madre mía!, lo siento mucho… Es muy doloroso, yo la verdad es que tuve la suerte que el tratamiento que me dio la ginecóloga me fue bien a la primera, conozco a amigas que han pasado por varios tratamientos y no les ha hecho efecto ninguno, y como tu, han tenido que abandonar la lactancia materna. Al fin y al cabo es que tanto el bebé como la mamá estén bien, y tiene que ser placentera, y quien sabe, a lo mejor en tu segundo hijo no te sale nada, pero eso es una decisión muuuy personal, y ya se sabe que cuando hay una mala experiencia, solemos decir ¡nunca más!, como cuando hay un parto complicado, ¡no voy a tener más hijos! jajajajaja…
      Espero te recuperes lo más pronto posible, y muchas gracias por pasarte por aquí, espero leerte más a menudo ;D
      Saludos!!

  4. loly 22 octubre, 2013 en 20:34 - Responder

    Di que si!!
    4 mastitis he pasado yo con fiebres hasta 40 con las que no podia ni coger a mi pequeño.
    Y ahi seguimos dando pecho y ya tiene 15 meses.
    Por ellos lo que haga falta.
    Animo a todas que esten sufriendo por los principios de la lactancia.
    Al final se supera!!

    • Núria 22 octubre, 2013 en 22:07 - Responder

      ¡Hola! Hay mastitis horribles, pero tienes toda la razón, por ellos buscas todas las soluciones posibles, y lo intentas todo, pero a veces no se lamentablemente no se puede, y se acaba abandonando la lactancia materna 🙁
      Ánimo a todas las mamás primerizas como yo, que se están iniciando en este maravilloso mundo
      Me alegro que hayan tantas nuevas visitas en mi blog, y espero que sigáis por aquí, me encantará seguir comentando con vosotras, opiniones, experiencias, vivencias…
      ¡¡Saludos y gracias por pasarte!!

  5. Rosa 22 octubre, 2013 en 20:33 - Responder

    Hola Nuria: me ha encantado leer esto. Jajaja es que es verdad te avisan de todo lo que te va a pasar pero nunca te lo crees… Y siiii si que dueleeeee, muchísimo. Me da muchísima lástima por que mi segundo renacuajo de ocho meses y yo estamos acabando ahora con la lactancia materna. Con el yo he pasado dos mastitis bastante fuertes, con fiebres de hasta casi 39, y la sensación cuando se te engancha es como sí un millón de agujas se te clavaran, la primera vez me dieron un tratamiento, pero como me repitió una segunda vez ya me dieron las pastillitas estas tan baratas!!. Y oye, mano de santo!! La verdad es que pienso q lo último que se tiene que hacer es tirar la toalla, hay muchísima gente a la que acudir y que nos pueden asesorar tan bien sobre la lactancia materna, que es una pena darnos por vencidas tan pronto a la primera de cambio. En mi caso fue la matrona y su equipo donde iva a la preparación al parto, y los talleres de lactancia tan estupendos que organizaban, donde íbamos un montón de mamás agobiadas, y nos hartamos de llorar cada una con sus cosas. En fin, estas cosas pasan, y se tiene que contar para que las que vengan por detrás de nosotras vean que esto no es fácil, pero que merece la pena…. Y muchísimo. Espero que siga igual de bien que hasta ahora!!

    • Núria 22 octubre, 2013 en 22:15 - Responder

      ¡¡Hola!! Si que hay un montón de sitios donde te pueden asesorar, yo tuve la suerte de que mi ginecóloga era como digo en el post, una ‘loca’ de la teta y me ayudó muchísimo, y como ya he comentado antes en otro comentario, tuve la suerte que me fue bien el primer tratamiento, por que no siempre funciona a la primera, pero hay que, en mi humilde opinión, por lo menos intentarlo.
      Yo también creo que estas cosas hay que contarlas, por que a mi mis amigas me hablaban de muchas cosas, pero nadie me habló de la mastitis, y si que está bien, que las que están embarazadas, y se van a iniciar en la lactancia, sepan con lo que pueden encontrarse.
      ¡Ah!, y ánimo con la finalización de la lactancia con tu peque, me imagino que tiene que ser una etapa durilla…
      Me alegro que te hayas pasado por aquí, y espero que sigas pasándote y compartiendo tus aventurillas como mami
      ¡Un saludo y nos leemos!

  6. cristina 22 octubre, 2013 en 20:15 - Responder

    Pues si, he pasado por tres y mi médico lo soluciono con amoxicilina enseguida se paso y mi niña tiene casi 5 años y sigue con su teti ahora compartida con su hermanito de cinco meses

  7. yademasmamas 19 octubre, 2013 en 14:00 - Responder

    Muchas veces dejamos pasar las cosas pensando que son normales y mira que fácil arreglo tenían.
    Me alegro de que una vez superada la mastitis disfrutes de la lactancia materna.
    María

    • Núria 21 octubre, 2013 en 17:34 - Responder

      ¡Hola María! Ya lo creo, yo en un principio pensé «ya se me pasará…» pero al final me vi en la obligación de buscar una solución, y ¡alabada sea la decisión! y de no dejarlo pasar, por que la mastitis duele, y mucho…
      ¡¡Gracias y un saludo!!

Deja tu comentario