Hace unos días leí un post que me gustó mucho sobre los placeres veraniegos, el blog es Mummy and Cute, cada vez que visito su blog me gusta más, se nota la dedicación que le da al mismo, con unos posts muy currados, fotos, textos y unos temas muy interesantes, si no lo conocéis, os recomiendo visitica 😀

Como os decía, Mummy and Cute exponía sus 10 placeres veraniegos, y animaba a las lectoras de su blog que le contáramos los nuestros, o que siguiéramos su iniciativa de contar nuestros 10 placeres, pues me gustó tanto la idea ¡que me he animado!.

Así que, allá van…

(Como nota diré, que el factor del orden no altera el producto, no por ser el número 1 el primero, es más importante que el décimo 😉

LAS SIESTAS, así, en mayúsculas, en cualquier época del año molan, pero en verano… ¡Ay amigas!, son como de otro planeta, saben infinitamente mejor, las duermo con Batusi desde que nació, las dos juntitas, y yo no se vosotras, pero ahora en verano las nuestras, se alargan, y se alargan…

Paseito para arriba, paseito para abajo, es la mar de relajante, (valga la redundancia) además de super terapéutico para la circulación y para un mayor descanso de las piernas, pero no en esas playas en las que tienes que andar esquivando gente como si estuvieras a primera hora en la cola del El Corte Ingles el primer día de rebajas, no no, me gusta en las playas que no hay apenas gente, mmmm… que paz…

El no tener horarios, si se come a las 5, ¡pues a las 5!, si a una le apetece darse un baño a las 12 de la noche, y luego zamparse esta barbacoa entre pecho y espalda ¡pues adelante!

Las excursiones, mi perdición, ME FLIPAN, el ir a investigar nuevos sitios, lugares perdidos y dejados de la mano de Dios, ¡me pirra!, soy incapaz de quedare tooodo el día en el hotel o en la playa, siempre encontramos lugares recónditos donde no hay apenas nadie, y donde la naturaleza te deja imágenes como esta del Montgó, guardada en la retina.

Si amigas si, seamos realistas, cuando salimos de vacaciones, ¡arrasamos en los desayunos!, nos jalamos cantidades industriales de galletas, bollos y demás calorías varias, cuando de normal en casa nos tomamos un café con leche con un par de galletas, y salimos cagando leches a la calle, pero no se que tienen las vacaciones, que los desayunos, se ven de otra manera…

Creo que aquí, hay poco más que añadir, estas mollitas pasándoselo pipa en el agua, lo dicen todo.

¡No me digáis que esto no mola!, al menos a mi me libera de estar todo el día ‘impecable’, que si el maquillaje, que si me pongo estas sandalias con este vestidito, que si el secador… ¡Todo el día en chaclas y pareo!, en vacaciones paso del estilismo (hasta cierto punto, todo sea dicho) olímpicamente, si me salgo sin peinar ¡pues sin peinar!, como bien veis en esta foto, no me compliqué mucho con el peinado, recién salida de la ducha y ¡a disfrutar de las vacaciones!

Leer es una de mis grandes pasiones, y como de normal en casa no lo hago tanto como quisiera, aprovecho en verano y en vacaciones para devorar unos cuantos libros, leer en la playa a última hora de la tarde cuando el sol está cayendo, es realmente relajante.

¡¡Ay, esos chiringos!!, ¡¡que haríamos sin ellos!!, ya sea para un refresco, un helado, un poco de picoteo, unos bocadillos… ¡¡Los necesito cerca!!

Y como no, mi playa querida, no concibo unas vacaciones sin playa, adoro la montaña, soy muy cabra, y ya se sabe el refrán, la cabra tira… Pero el mar es el mar, lo necesito en mi vida, al ser de Valencia, voy siempre que puedo, estando de vacaciones o sin estarlo, ya sea en verano o en invierno, las olas, la brisa, los pies descalzos en la arena¿hay algo mejor?

Estos han sido MIS 10 PLACERES VERANIEGOS, ¡¡animaros y contarme los vuestros!!

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]