No hay fin de semana que se precie, que no hagamos un recorrido por la geografía Valenciana en busca de parques molones, el finde pasado fuimos a San Vicente de Liria, es una pinada muy agradable pero en Otoño se convierte en todo un espectáculo para las amantes de la fotografía como yo.

Las hojas secas dan muchísimo juego a la hora de hacer una sesión de fotos, y aunque bien es cierto que nos las encontramos por casualidad, nos vino que ni pintado para hacer pruebas con la cámara réflex, que últimamente la tengo un tanto olvidada…

SAN VICENTE DE LIRIA

Distancia de Valencia centro: 28 km (media hora en coche más o menos)
Baños: Si, aunque tengo que decir que yo no los encontré.
Restaurante: Si
Parque infantil: Si
Explanada de sol y sombra para hacer picnic: Si, y súper molona
Aparcamiento: Si
Camino adaptado para carros: Si, nosotros fuimos todo el camino con el carro, y Batusito en él.
Fuentes con agua potable: Si

Nosotros fuimos un rato por la mañana, ya habíamos quedado para comer, pero sin duda volveremos para hacer un picnic, esta genial para que los niños jueguen, corran, disfruten y se asilvestren un poco (de esto último en grandes dosis por cierto).

Tiene un riachuelo con patos que no hace falta que imagines lo mucho que le gustan a los peques darles pan, y ver como se acercan a comer, nosotros no llevamos comida (se nos olvidó), pero lo que me gusta de estos sitios es que siempre encuentras a alguien generoso que te da un chusquito de pan para que tu peque pueda tirar al estanque.

La gente se llevaba su mesa con sillas y las ponía tan ricamente en la explanada enorme que había al lado del riachuelo, otros ponían una manta en el suelo y sacaban sus bocadillos, otros jugaban al fútbol con los niños con porterías portátiles, otros como nosotros nos lo pasábamos genial trepando por unos troncos grandísimos que estaban el suelo… Una gran variedad de actividades a cada cual más divertida, sin duda una forma diferente de pasar una jornada de fin de semana, y sin gastarte nada de dinero, si optas por llevarte el piscolabis de casa.

Como puedes ver en esta última foto, también tienes un carril bici que bordea la pinada, ya ves que aunque el suelo es de campo, esta bastante liso para ir con carros de bebé, Batusito se quedó frito en el primer paseo que dimos y el pobre no disfrutó del paisaje, el sueño pudo más que él.

Lo que más le gustó a Batusi sin duda fueron las palomas, espantarlas claro, ¡había decenas de ellas!, además bastante accesibles, hubieron algunas de ellas que comían de las manos de quienes les daban de comer, pero claro, a mi hija le resultó mucho más divertido correr y gritar detrás de ellas… ^^

Y ya por último, el paseo final fue de lo más chulo para mi, bueno, desde el punto de vista objetivo de cámara, una enorme hilera de árboles con sus hojas secas marrones a punto de caer, en el suelo había zonas que había tantas, que hasta le llegaban a la rodilla a Batusi, mira que maravilla.

Si tienes la oportunidad de acercarte un día no lo dudes, desconexión asegurada, los peques se lo pasarán genial, y disfrutarás por unas horas del silencio y del mundanal agobio de la ciudad.

¿Conocías San Vicente de Liria?.

Firma final de post

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]