Parece que ha tenido que venir mi amiga Sheila de Barcelona para que me anime a ir al parque Gulliver que tengo en Valencia mi ciudad, no tengo remedio…

Parque infantil en Valencia

Cierto es que ya le tenía ganas, pero entre unas cosas y otras, la cosa se fue alargando hasta hace unos días, más que nada porque cuando yo iba de pequeña, lo recordaba para niños más mayores que la edad que tiene ahora Batusi, dos años y siete meses, pero nada más lejos de la realidad.

visita a gulliver

Amplio horario y entrada gratuita

Os pongo un poco en situación con respecto al parque Gulliver, esta situado en el antiguo cauce del río, en el centro de Valencia, es de acceso gratuito, y su horario es de 10 de la mañana hasta las 20 de la tarde, en verano alargan el cierre hasta las 21:30.

Todo Gulliver es el parque en sí, lleno de toboganes, rampas, escaleras y recovecos para que los peques gocen de lo lindo, el parque simula al famoso cuento cuando Gulliver llega al país de Lilliput, y es atado por los pequeños Lilliputienses, aquí se trata de que las personas que jueguen en él, lo hagan a la misma escala que lo hacían los Lilliputienses, subiendo por un Gulliver nada más y nada menos que de 70 metros.

Os dejo una imagen aérea para que os hagáis una idea de la bestialidad de la dimensión del Gulliver.

un parque en los jardines del turia

Foto sacada del blog vlchabitat.com

Toboganes, escaleras, cuerdas y diversión infinita

Bien es cierto que no es un parque para que los peques de la edad de Batusi vayan solos sin un acompañante, las escaleras para acceder a los toboganes están bastante empinadas, así que no te queda otro remedio que subir con ellos, y tirarte por los enormes toboganes como si fueras un niño más, os aseguro que le cogéis gustillo a esto de disfrutar como niños, y si no que se lo digan a Albert, el marido de Sheila, que hizo de niñero mientras ella y yo cascábamos de lo lindo


toboganes

escaleras

parque infantil

Todo pensado hasta el más mínimo detalle, el pelo del enorme gigantón hace también de tobogán, las cuerdas que simulan las ataduras que los Lilliputienses le hicieron hacen que quieras usarlas para trepar.

Servidora lo dio todo tirándose por todos los toboganes habidos y por haber, hay de todo y de todos los tamaños, pero la mayoría son bastante empinados y dan algo de canguela a los peques, hasta que Batusi se soltó, y ya no quería tirarse con mami, «yo sola, tu no», se me independiza por momentos…

toboganes gigantes

Visita obligada al parque Gulliver

Si eres de Valencia y todavía no te has acercado, ¡ya estás tardando!, pasaréis una divertida y agotadora jornada, os aseguro que los peques caerán rendidos esa noche en sus aposentos en cero-coma, doy fe de ello…

Y si no eres de Valencia, pero estás pensando en visitarla en breve, o con vistas de, es una parada obligada en tu recorrido por la ciudad, lo tienes a escasos metros de las Artes y las Ciencias, y a un sólo paso del centro de la ciudad, puedes llevarte un picnic y comer por los alrededores o en el mismo parque, es todo zona verde, con mesas en plan merenderos, baños, y zona de sol y sombra.

¿Qué os ha parecido el parque?, chulo ¿verdad?, ¿lo conocíais?, sólo digo que nosotros le hemos cogido el gustillo y ya hemos repetido unas cuantas veces, Batusi no para de reclamar ir «a paque chulo» ^^

Firma final de post

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 1]