Solo serán niños una vez, y yo no me lo quiero perder

Solo serán niños una vez, y yo no me lo quiero perder

Por |2016-10-20T09:00:36+02:00octubre 20th, 2016|MATERNIDAD|16 Comentarios

Si juntáramos a 20 madres para tomar un café y hablar sobre maternidad y de la forma de criar a sus polluelos, ninguna coincidiría en prácticamente nada, ya que si algo he aprendido en el loco mundo de la maternidad, es que no hay dos crianzas iguales, ni dos madres iguales, si no diferentes formas de decidir como criar, de inculcar valores, y diferentes perspectivas de educación, ni mejores ni peores, si no DISTINTAS, y esto señoras, es lo más bonito que podemos darle a nuestros hijos, nuestra propia forma de ver la vida.

Con esto quiero decir que probablemente tu estés de acuerdo con lo que vas a leer a continuación, y tu no lo estés, no es ni mejor ni peor opción, si no NUETRA OPCIÓN.

Últimamente oigo demasiadas veces eso de…

¡¿Y NO TRABAJAS?!

Pues no señoras, no trabajo, bueno, mejor dicho no trabajo EN NÓMINA, por que lo que es trabajar yo diría que trabajo y probablemente más que si lo hiciera en una oficina.

Después de más de 12 años trabajando en una misma empresa la cual quebró, un trabajo con cierto grado de responsabilidad en otra ciudad que no es la mía, y de posteriormente montar mi propio negocio, decidimos que todo esto quedaría aparcado temporalmente, es decir, mi vida laboral, y que yo me quedaría en casa para criar a nuestros dos polluelos, dejar de trabajar cuando eres una persona de culo inquieto y muy activa, no es una decisión fácil de tomar, pero después de valorar contras y pros, sacar números, y sopesar, esta fue nuestra opción.

Esta fue mi decisión, nuestra decisión, y aunque nos íbamos a tener que apretar el cinturón, prescindir de ciertas comodidades y lujos materiales, iba a poder criar a mis hijos, justo leí el otro día en el blog de la cantante Raquel del Rosario, que hablaba de vivir en la abundancia y me parece cuanto menos reflexivo.

Hoy por hoy no me arrepiento lo más mínimo de haber tomado aquella decisión, estoy en casa con mis polluelos, veo y vivo con ellos todas sus evoluciones, sus primeras veces, nadie me cuenta si ha dicho mamá, ha gateado por primera vez, o me toca pedir permiso en el trabajo por que uno de los Batusitos tienen fiebre.

¿Y POR QUÉ PARECE QUE NO HACES NI EL HUEVO?

Jamás PAPArracho me ha dicho absolutamente nada si un día no tiene hecha la comida del día siguiente, o no se ha recogido la zona de juegos, o no se ha limpiado el polvo de los muebles, parece que para el mundo exterior el hecho de estar en casa te da derecho a ser la perfecta ama de casa, a tenerlo todo impoluto, limpio, recogido, hacer la compra, comidas, los recados, solventar los imprevistos que van surgiendo como puede ser ir al pediatra con alguno de los Batusitos, hacer los 4 viajes al cole para llevar a la peque, darles de comer a ambos, ¡ah si!, y comer yo, que a veces se me olvida… Parque, piscina, baños, cenas…

Por eso me llama la atención cuando una amiga te llama para tomar un café y le dices eso de «hoy no puedo tía, tengo mogollón de lío en casa», a lo que ella contesta eso de… ¿Lío de qué?, si no trabajas…

Trabajo y mucho, mi día a día es una auténtica locura, mi trabajo en el blog cada vez es mayor, aumentan las colaboraciones, ¡lo cual es genial! no me quejo por ello, todo lo contrario, y cada vez me lleva más tiempo, (aunque no lo creas hay mucho curro detrás), hay días que tengo que levantarme a las 6:30 de la mañana para preparar los post semanales, sacrifico horas de sueño por algo que poco a poco va creciendo, y que es una aportación económica a final de mes, que una tiene bocas que alimentar…

No me voy a martirizar, ni voy a dramatizar, esta claro que no estoy picando piedra en la mina.

He aprendido a valorar los pequeños detalles y lo que para mi realmente tiene un valor incalculable, ser madre a tiempo completo, cada mañana cuando vamos andando camino del cole Batusi y yo, y hablamos sobre cualquier cosa, la miro y me doy cuenta de lo afortunada que soy al poder vivir estos momentos, tanto ella como yo lo recordaremos siempre.

Psicológicamente hay días en los que es realmente duro, días en los que se te cae la casa encima, días en que lo mandabas todo a la mier**, días en los que te irías a trabajar fuera donde fuera, pero respiro hondo, me giro, veo a mi hijo de 11 meses durmiendo su siesta mañanera, y doy gracias por estar aquí, no se cuando volveré a trabajar, dentro de un mes, de un año, de dos, no lo se, de momento vivo el presente, y no hay día que no me repita algo que mi madre me dijo una vez…

NÚRIA, TUS HIJOS SÓLO VAN A CRECER UNA VEZ.

Firma final de post

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]

Sobre la autora:

16 Comments

  1. Celia Ruiz Barragán 16 febrero, 2017 en 15:16 - Responder

    totalmente identificada,yo no puedo expresarme tan bien pero has descrito mi vida…me he emocionado muchísimo,es que incluso tengo un niño de 11 meses…gracias

  2. Ana Pazos 16 febrero, 2017 en 00:18 - Responder

    Yo no he dejado de trabajar, pero si he podido coger una reducción. Trabajo solo el 50%, y así mi pequeña no ha necesitado ir a la guardería y ahora que va al colegio come en casa todos los días. Es genial poder hacerlo y compaginarlo con tu pareja, ambos lo disfrutamos y lo hacemos a gusto..
    Creo que puedo tener esta reducción hasta los 12 años.. así que no tengo ninguna prisa..Y a disfrutar de mi niña?

  3. […] Nuria reflexiona sobre su decisión de quedarse en casa viendo crecer a sus dos hijos…muy recomendable la lectura, en Mamirrachadas. […]

  4. Cuentos de amatxu 22 octubre, 2016 en 00:11 - Responder

    Cuanta razón tienes, de vez en cuando me planteo si volver o no al trabajo, si quizás posponerlo un poco más, pero no se puede. No podemos. Estuve el primer año con el mayor y estaré un año con el pequeño. Y después a trabajar, jornada reducida, para después del trabajo y antes de él, poder ocuparme de los dos niños, sin tiempo a nada, pero es lo que hay, no puedo estar más tiempo en casa, los números no salen. Y me da mucha pena, pero es lo que hay. Por lo tanto, si puedes, aunque sea apretando el cinturón, adelante, es una de las mejores decisiones que tomarás en tu vida!!
    Besos

  5. Marta Capella 21 octubre, 2016 en 08:37 - Responder

    Aplaudo vuestra decisión Nuria, porque si puedes dejar de trabajar para disfrutar de tus hijos es el mejor tiempo invertido, no siempre es posible por el tema económico y es una decisión complicada, pero verles crecer día a día es lo mejor del mundo. A mi me despidieron de mi trabajo (con una jornada interminable) cuando Laura tenía dos años y medio, nos tuvimos que apretar el cinturón de forma forzosa pero por otro lado me di cuenta de lo bonito que era poder tener mucho tiempo para disfrutar de mi hija y no como antes que llegaba a casa la bañaba, le daba de cenar y la acostaba y así todos los días hasta que llegaba el fin de semana, vamos una caca. Así que mientras puedas estar sin trabajar y os lo podáis permitir a seguir disfrutando de ver crecer a tus hijos. Besitos!!?

  6. Clara 20 octubre, 2016 en 23:13 - Responder

    Muy requetebien!
    Yo con las dos niñas me he cogido excedencia de 1 año.
    Hace 5 meses que nacio la segunda y solo pensar que estaría ya en una hamaca de guarderia…se me erizsn los pelos.
    Esto es invertir en futuro. Estoy segurísima.
    Aparte tambien que ser dueña de tu tiempo. Dormir hara las 9 con la peque…tomarme cafe despacio…son lujos.
    Hay veces que me quejo de esto y lo otro…pero no es queja. Es solo mi dua a dia, como el de cualquiera..que lo cuento.
    Solo ventajas. Claro esta tambien es una suerte…pero tengo que decir que tambien he ahorrado mucho para ello.

  7. mamatupuedes 20 octubre, 2016 en 17:20 - Responder

    Qué complicado lo tenemos! Yo te felicito por tú decisión, tu madre tiene mucha razón.
    En mi caso trabajo y a turnos, es complicado pero tengo la suerte de poder compaginarlo con mi marido muy bien, no necesitamos ni guarderías ni ayuda externa así que me siento una afortunada por poder verlos crecer y trabajar… eso si, si quisiera mejorar a otro trabajo en el que ganara más dinero sería muy muy complicado por no decir imposible.
    El blog es un trabajo que lleva mucho mucho tiempo, que puedes hacerlo desde casa, es verdad, pero lleva un tiempo que la gente no entiende…
    Piensa que todo lo que estás viviendo sólo pasa una vez y eres una afortunada por disfrutar el día a día de tus hijos…
    Besos

  8. Carol Martínez 20 octubre, 2016 en 15:43 - Responder

    Muy de acuerdo amiga! Yo creo qe la espinita se llevaré para SIEMPRE en mi corazón y nunca me perdonaré a mí misma es el no tener en su día el valor suficiente (sí, hablo de VALOR) de coger una excedencia de mi puesto laboral y «quedarme en casa» el primer año de vida de Martín.
    Admiro a las mamis, y papis por supuesto, que o bien renuncian o aparcan su carrera laboral para hacer el trabajo menos valorado pero mejor remunerado (con besos,sonrisas y mocos) de mundo!!.
    Enhorabuena tanto a ti comoa paparracho por reunir ese VALOR qe yo no tuve y hacer lo qe muchas soñamos y no hicimos por miedos o falta de apoyo.
    Un besazo!

  9. Reina cotilla 20 octubre, 2016 en 15:31 - Responder

    Ole ahí Nuria! Yo con mi primer hijo me fui a trabajar a tiempo completo, lo eche mucho de menos y me hubiese gustado estar con el, aprovechaba al máximo mis ratos con el, con la segunda tuve la suerte de cuando me quede embarazada de ella estuve un año de baja y disfrute de mi príncipe. Al poco cerro la empresa y decidí estar al menos un año y medio con ellos, luego he vuelto a trabajar pero menos horas y no cambio esos ratos con ellos x trabajando. Si es verdad q te apretar el cinturón, pero sabes amoldar te a la nueva situación y lo llevas como puedes, no me arrepentiré jamás de mi decisión y hoy en día para mi ellos son lo más importante, aplaudo tu decisión y disfruta q solo se es niño una vez

  10. Yolanda 20 octubre, 2016 en 14:19 - Responder

    Enhorabuena por tu blog.
    Cada mama llevamos este tema dd una manera diferente. En mi caso, mi sueldo es demasiado importante como para plantearme plegar de trabajar. Así que buscamos un plan B. En mis dos maternidades he hecho reducción de jornada un tiempo, lo que el bolsillo ha permitido. Y ahora he vuelto a las 8 h. La grande va al cole y la peque a la guarde. Como tengo flexibilidad laboral me permito el «lujo» de levantarlas casa mañana y llevarlas al cole. Y a las 16:30 vuelvo a etar con ellas. No tengo otra opción así que intentamos que el tiempo que pasamos juntas sea de calidad.
    Creo que todas las opciones son buenas y validas, y que no se es mejor o peor madre por trabajar fuera de casa o decidir dejar de hacerlo.
    Un beso Nuria

  11. Angoren 20 octubre, 2016 en 13:27 - Responder

    Buufff, la frasecita de ¿No trabajas? La tengo requeteescuchada. Me echaron del trabajo 3 días antes de casarme y desde entonces no he trabajado con nómina como tu dices, ya hace 6 años, 5 de ellos cuidando a mi peke. Andamos justos con un sueldo pero vivimos bien. Ocasiones de volver a trabajar me han salido varias veces, pero sacrificando mucho, ya q la conciliación familiar es un cuento y sólo podría estar con mi hijo desde las 19:00h ¿Estamos locos? Justo darle de cenar y a la cama ¿Y quien lo criaria el resto del tiempo? ¿Desconocidos? ¿Los abuelos? Siempre he dicho q nunca impondría cuidar a mi hijo a los abuelos, creo q ellos ya han pasado esa fase y ahora tienen q disfrutar de su jubilación. Mis suegros son más caseros aunq tb viajan pero mis padres viajan mucho y no les voy a privar de eso. Así q de momento prefiero estar yo con mi hijo y criarlo yo. Y estamos superfelices de vivir así.

  12. Mami Reciente Cuenta 20 octubre, 2016 en 10:24 - Responder

    Felicidades!
    Felicidades por hacerlo. Felicidades por disfrutarlo. Felicidades por poder y también por querer. Felicidades por decirlo en voz alta.
    Soy madre y trabajo fuera de casa. La verdad es que no me da la vida para todo y muchas veces mi marido y yo hemos fantaseado con la idea de poder quedarme en casa con la pequeñaja mientras él trabaja, pero su sueldo no da para todo y con el cinturón apretadísimo yo tengo que trabajar fuera de casa. Conozco chicas que han dejado de trabajar temporadas para cuidar de sus hijos y sinceramente, me parece maravilloso que puedan hacerlo y sobre todo lo que siento es admiración, supongo que es porque yo no puedo.
    Yo sí me pierdo cosas de mi peque. Me perdí su primer gateo y sus primeros pasos. Me los grabaron en video y los pude ver ,pero no era lo mismo. Cada mañana tengo que oír como se queda llorando llamando a mami mientras me siento la peor madre del mundo por no ir a consolarla.

    • Núria 20 octubre, 2016 en 10:28 - Responder

      Hola guapa,
      ¡Ni hablar de eso!, no hay que sentirse así ni mucho menos, yo pasé por algo parecido cuando trabajé durante 2 meses en Barcelona, y estuve 3 semanas separada de mi hija (Batusito aún no estaba) y viéndola por una pantalla vía Skype, ¿lo peor?, su primer cumpleaños ella en Valencia y yo en Barcelona, literalmente quise morir…
      Ahí realmente fue cuando dije, hasta aquí, yo no quiero esto, otra cosa hubiera sido que no hubieras podido hacerlo por el tema económico, pero hemos prescindido de cosas para esto.
      Eres la mejor madre que pueda tener tu hija, ¡la mejor!, y piensa que tiene lo que tiene gracias a que tu estás trabajando para ello.
      Besos guapa

    • Reina cotilla 20 octubre, 2016 en 15:37 - Responder

      No te Sientas culpable x dejarla llorando, yo me iba a escondidas para q no me viera, es duro pero ellos saben como tocarnos las fibras, recompensa la con tus ratos para ella, todo pasa son etapas, al final se aprende y ellos entienden q para q ellos disfruten tu has de trabajar, ánimo y sobretodo no te sientas mal, te lo digo x experiencia yo pase lo. Mismo, un beso

  13. Leticia 20 octubre, 2016 en 10:21 - Responder

    Que bonita frase la de tu madre, y llena de verdad.
    Yo también dejé de trabajar para estar en mi casa con mi hija, y no me arrepiento para nada, a día de hoy hace más de un año, y lo que me ahorro en guardería y en una chica que venga a mi casa a limpiar es lo que gano yo en tiempo con ella.
    Como dices no fue fácil, yo lo veía muy difícil por el tema económico, simplemente se trata de prescindir de cosas como comprarte ropa, desapuntarte de la falla y del gimnasio (en mi caso) y ahora vivo mucho más feliz
    Genial post como siempre guapa
    Besos

    • Núria 20 octubre, 2016 en 10:30 - Responder

      Me alegro mucho por ti Leticia, que puedas disfrutarla, claro que te toca prescindir de ciertos lujos, pero para mi ahora he ganado otros lujos, como es el simple hecho del tiempo.
      Gracias por leerme.
      Saludos

Deja tu comentario