Tengo que reconocer que tenía un poco los ovarios de corbata, imagino que como cualquier madre primeriza que va a irse de vacaciones con un bebé de 8 meses, en plan rural, y por primera vez, sin las comodidades que te da el turismo de ciudad, pues queridas, no es león tan fiero como lo pintan, te apañas y te acoplas a la montaña enseguida, simplemente se trata de cambiar un poco el chip, de ser más flexible en los horarios, de prever y calcular (más o menos), el tema excursiones para acoplarlas a la peque, a lo mejor yo lo he visto más fácil por que Batusi se ha adaptado a los horarios, y al ‘no estar en casa’ a la perfección, que no dormía en su cuna habitual con sus cientos de peluches colgando y con Mamá Pata cantándole unas nanas, ¡pues no pasa nada oiga!, que si no se comía el Danone a las 11, y se lo comía a las 12, pues bien, que si no se iba a dormir a las 21:00 y lo hacia a las 23:00, pues a las 23:00, tampoco pasaba nada, más se perdió en la guerra, que si no dormía una siesta de 2h y lo hacia de 1, o de 45 min, ¡pues bien también!, ella feliz como una perdiz, todo el santo día de pingos de aquí para allá, imaginaros…


A lo mejor es una chorrada mía, pero parecía saber que estaba de vacaciones, y que de vacaciones, ‘todo vale’.

Como os conté en este post pre-vacacional, compré unos termos idealísimos que fue lo que más usamos, el plan diario con respecto a la comida de Batusi, era más o menos el siguiente, (no muy diferente a la rutina diaria):

Vacaciones PascuerasLos cambios de pañal, las siestas, etc, eran sobre la marcha, al estar buena parte del día en el fular (el carrito nos lo llevamos yo creo que un poco de muestra, por que sólo lo usábamos para sentarla en el hotel mientras nosotros desayunábamos, lo cargábamos en el coche ‘por si acaso’, pero no lo usamos), estaba prácticamente todo el rato cotilleando, pero el sueño aveces era superior a sus fuerzas, y caía derrotada durmiendo en el mismo fular, al igual que en el coche, cuando nos desplazabamos de un lado a otro, no duraba ni 5 min despierta, ¿qué el camino a recorrer era de 1h?, pues 1h que se quedaba frita, ¿qué era de 2?, pues 2, ¡no hay problema! parecía decir…

Y el sitio de las vacaciones, creo que me lo voy a ahorrar en palabras, juzgar [email protected] [email protected]

Tengo que hacerle una mención a la casa-hotel rural, TRES PALACIOS donde nos hospedamos, la dueña Cristina, era un amor, nos preparaba unos desayunos caseros que tiraban pa’ trás, estaba en Molina de Aragón, en Guadalajara, muy cerquita de todos los sitios que queríamos visitar, en la ‘frontera’ entre Teruel, Cuenca y Zaragoza (de ahí que en 4 días visitáramos las 4 comunidades autónomas), desde aquí le doy las GRACIAS por su hospitalidad, un sitio a recomendar ¡sin duda!

¿Te ha gustado el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]